Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Ictus (derrame cerebral)

Autor: Redacción Onmeda (11. marzo 2014)

El infarto cerebral, también denominado ictus, derrame cerebral, ataque cerebral o apoplejía, es una emergencia médica y afecta, sobre todo, a las personas mayores.

El infarto cerebral puede estar causado por una obstrucción repentina de un vaso sanguíneo en el cerebro (trombosis cerebral o embolia cerebral) o por un sangrado cerebral. En ambos casos, el tejido cerebral afectado no recibe suficiente oxígeno y se muere. El factor de riesgo más importante de un infarto cerebral es la hipertensión. En España, el infarto cerebral, junto con las enfermedades cardiovasculares y cancerosas, es una de las causas de muerte más frecuentes.

Los síntomas de un infarto cerebral dependen de la región del cerebro afectada. Puede producirse una parálisis de medio cuerpo, trastornos del habla o trastornos de la visión, por ejemplo. Si los denominados accidentes neurológicos se producen solo de forma temporal y no dejan secuelas, pueden constituir la antesala de un infarto cerebral. En las primeras horas de evolución de la apoplejía el tratamiento pretende restablecer el suministro de oxígeno a la región del cerebro afectada para que el tejido cerebral afectado sea el mínimo posible. A largo plazo, si tras un infarto cerebral se lleva a cabo una rehabilitación adecuada, puede lograrse una recuperación o incluso una remisión de los síntomas.





Publicidad