Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Hipotiroidismo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (3 de Marzo de 2011)

© Jupiterimages/iStockphoto

En el hipotiroidismo, la tiroides secreta muy pocas hormonas tiroideas. Esta disfunción, muy habitual, afecta mucho más a mujeres que a hombres. En la mayoría de los casos, una enfermedad autoinmune de la tiroides conlleva una hipofunción de la tiroides (tiroiditis crónica o tiroiditis de Hashimoto). Los síntomas son muy diverosos, los más comunes son cansancio, un menor rendimiento y alteraciones en la en la piel y el cabello.

La tiroides es un órgano con forma de mariposa que se encuentra debajo de la laringe y que produce dos hormonas tiroideas: tiroxina (T4) y triyodotironina (T3). Influyen en distintos procesos metabólicos del cuerpo. En caso de falta de hormonas tiroideas, el metabolismo funciona con mayor lentitud y el rendimiento disminuye. En adultos, el hipotiroidismo provoca cansancio, pérdida de peso, pulso ralentizado (braquicardia), sensibilidad al frío, piel seca y desánimo.

El hipotiroidismo puede ser congénito o desarrollarse a lo largo de la vida (es el denominado hipotiroidismo adquirido). Además, se hace distinción entre una forma de hipotiroidismo menos marcada (latente) de otra más marcada (manifiesta). Si no se trata, el hipotiroidismo congénito afecta al desarrollo emocional y físico del recién nacido y del niño y, en el peor de los casos provoca cretinismo. Gracias a la realización de un reconocimiento médico en serie, obligatorio por ley para todos los recién nacidos en España, esta enfermedad es extremadamente rara, puesto que tras el diagnóstico se inicia inmediatamente un tratamiento.

La causa más común de hipotiroidismo es la destrucción o la pérdida de tejido tiroideo, debido, por ejemplo, a una enfermedad autoinmune por la cual las células de defensa del cuerpo atacan a la tiroides (tiroiditis de Hashimoto), provocando de esta forma hipotiroidismo.

Para diagnosticar el hipotiroidismo, se realiza una anamnesis completa y se lleva a cabo un examen físico completo en el que se incluye una palpación de la tiroides. Además, se determina la concentración de la hormona tiroidea en la sangre (análisis de sangre) y se examina el órgaano con pruebas adicionales en caso de que sea necesario.

El tratamiento del hipotiroidismo se lleva a cabo con medicamentos (L-tiroxina, levotiroxina), que compensan la carencia de hormonas. Si los afectados toman la dosis adecuada de los medicamentos correspondientes, tendrán el mismo rendimiento que las personas con una tiroides sana. El hipotiroidismo tampoco afecta a la esperanza de vida.


Publicidad