Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Hiperplasia benigna de próstata

Autor: Redacción Onmeda (15 de Septiembre de 2017)

© Jupiterimages/iStockphoto

La hiperplasia benigna de próstata o, lo que es lo mismo, el agrandamiento benigno de la próstata, se presenta frecuentemente en hombres de edad avanzada, y sus causas no son del todo conocidas. Posiblemente se deba a los cambios hormonales que se dan en la vejez.

Aunque el agrandamiento sea benigno, puede generar molestias (síndrome prostático o prostatismo). La próstata se encuentra debajo de la vejiga y rodea a la uretra, de manera que al agrandarse la constriñe. Son típicos los síntomas que tienen que ver, por tanto, con problemas en la micción, como un chorro debilitado y la formación de restos de orina (una parte de la misma permanece en la vejiga tras la micción). Esto se da en los casos de retención de orina, esto es, la incapacidad de vaciar la vejiga.

El urólogo puede diagnosticar el agrandamiento de próstata siempre que lo palpe accediendo por el recto (tacto rectal), ejecute una ecografía o bien por el caudal de orina y los restos de orina. En el diagnóstico es importante diferenciar la hiperplasia prostática benigna de un cáncer de próstata, ya que pueden mostrar las mismas dolencias. Para este propósito es importante localizar el marcador del tumor en la sangre (el antígeno específico de la próstata, PSA) y, eventualmente, tomar una muestra de tejido para analizarla (biopsia).

Una hiperplasia benigna de próstata puede tratarse con éxito de diferentes maneras: para evitar el agrandamiento existen diversos medicamentos, una operación y un tratamiento con láser. Ante todo, la operación quirúrgica de extirpación del tejido de próstata excedente a través de la uretra (resección transuretral de la próstata) proporciona buenos resultados a largo plazo.

Crea dificultades a algunos hombres

Aun cuando no existan síntomas de una hiperplasia prostática, conviene, a partir de los 50 años, visitar al urólogo para una revisión, sobre todo para detectar con tiempo afecciones severas de la próstata y poder tratarlas con éxito.

 Última revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (24 de Febrero de 2011)


Publicidad