Te encuentras en:

Página de inicio > Enfermedades > Hidatidosis > Causas

Hidatidosis: Causas

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero

La hidatidosis del perro (Echinococcus multilocularis) y del zorro (Echinococcus granulosus) pueden causar enfermedades parasitarias denominadas equinococosis o hidatidosis. La hidatidosis del perro causa una equinococosis quística o quiste hidatídico, mientras que la infección por la hidatidosis del zorro se manifiesta por una equinococosis o hidatidosis alveolar. En ambos casos, se trata de un desarrollo larvario especial de los parásitos, las denominadas hidátides, responsables de la enfermedad.

Hidatidosis quística o quiste hidatídico

Las infecciones provocadas por la hidatidosis del perro (Echinococcus granulosus) son las responsables de la hidatidosis quística (también denominada equinococosis quística o quiste hidatídico) en el ser humano. También ovejas, camellos, cerdos y el ganado vacuno pueden infectarse con la hidátide del perro y caer enfermos.

Si el hombre resulta infectado por la tenia del perro, la larva se asienta preferentemente en el hígado. Pero también puede acceder a los pulmones y, más raramente, al cerebro. Es entonces cuando se desarrolla la equinococosis quística: en el órgano diana se forma un gran quiste, bolsas repletas de líquido (por eso se denominan también hidátides: hydro = agua). Esta es la razón de las molestias que acompañan a la hidatidosis quística: la infección por la hidiátide del perro se hace perceptible en cuanto el quiste es tan grande que desplaza a tejido sano. El quiste puede alcanzar un diámetro de 20 centímetros e incluso más. Su estructura es característica: la capa exterior consta de tejido conjuntivo de la persona o animal infectado. En su interior se forman quistes más pequeños (vesículas hijas) que van creciendo y que contienen escólex o cabezas de los futuros parásitos adultos. También se denominan membranas o cápsulas prolígeras. Se corresponden con las hidátides de la hidátide del ganado vacuno o la hidiátide del cerdo.

Hidatidosis alveolar

Una infección por hidatidosis del zorro (Echinococcus multilocularis) es la responsables de la hidatidosis alveolar (también denominadas equinococosis alveolar) en el ser humano. Una infección por la hidátide del zorro también puede afectar a ratones y pequeños roedores y hacer que caigan enfermos.

También en el caso de la hidátide del zorro, las larvas son las responsables de la hidatidosis. El órgano diana en que se asientan las larvas de la tenia del zorro es el hígado: la larva prolifera en el tejido hepático y lo va descomponiendo progresivamente. Esta destrucción progresiva del hígado es la causa de los síntomas relacionados con la enfermedad parasitaria. Al contrario de la tenia del perro, la larva de la tenia del zorro no forma un gran quiste individual, sino muchos pequeños quistes (vesículas o alvéolos) con un diámetro de unos pocos milímetros hasta dos centímetros que se mezclan con el tejido hepático. Por ello, resulta tan difícil eliminar el agente patógeno quirúrgicamente.

Página siguiente: Hidatidosis: Causas – Transmisión

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.