Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Gripe

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Stockbyte

La gripe es una enfermedad viral repentina, que aparece frecuentemente en inviernoy que puede actuar de forma muy diferente atendiendo a cada caso. La gripe puede tener una evolución leve o bien constituir una enfermedad peligrosa y mortal.

Los síntomas iniciales de la gripe se asemejan a los síntomas de un resfriado (infección gripal), ya que también los resfriados suelen ser causados por diversos virus. Las diferencias se encuentran en la evolución y en la gravedad de la enfermedad.

El comienzo típico de la gripe verdadera es repentino y fuerte. Después de la transmisión del virus de la gripe no pasa mucho tiempo hasta que los infectados se sienten claramente enfermos: el periodo de incubación de la gripe es desde solo unas pocas horas hasta tres días. Los afectados son contagiosos desde la infección con el virus de la gripe, incluso antes de que surjan los primeros síntomas. Tras surgir la gripe se corre el riesgo de infección después de unos tres a cinco días (para niños hasta siete días).

El ataque de la gripe viral se caracteriza por el hecho de que se producen varios síntomas al mismo tiempo y más intensos que con un resfriado. Los signos típicos de la gripe son los siguientes :

En una verdadera gripe la fiebre alta, de más de 39ºC, puede durar varios días. Además, la gripe provoca a menudo los siguientes síntomas:

El estado general de los pacientes queda muy debilitado por la gripe, por lo que las bacterias lo tienen fácil: de un virus de la gripe a menudo surgen infecciones bacterianas más o menos iguales que agravan los síntomas. En la gripe puede ocurrir una inflamación del sistema nervioso e inflamación pulmonar.

La gripe sin complicaciones suele tener una duración de una a dos semanas. En comparación con el número total de casos de gripe, la proporción de la gripe mortal es bastante baja. Pero sobre todo en niños pequeños, ancianos, y en personas con enfermedad pulmonar crónica, o un sistema inmune debilitado, la gripe viral puede llegar a ser mortal. En España mueren cada año como consecuencia de la gripe varios miles de personas, ya que puede agravar otras patologías. La gripe, por lo tanto, nunca puede ser considerada inofensiva.

Los antibióticos no son eficaces en enfermedades inducidas por virus. Por lo tanto, no son adecuados para tratar una infección gripal (resfriado) ni tampoco para tratamiento, o bien son solamente adecuados para infecciones bacterianas adicionales (infecciones secundarias o sobreinfecciones). Para los el tratamiento de la gripe hay medios específicos que actúan contra los agentes desencadenantes: los llamados anti-virales (por ejemplo, inhibidores de la neuraminidasa). Además, los síntomas de la gripe se pueden aliviar con varias medidas y remedios caseros, por ejemplo, con medicamentos analgésicos y antipiréticos, reposo en cama, mucho té caliente, hacer gárgaras y las inhalaciones.

Medicamentos para la gripe: ¿cuáles son los fármacos más efectivos para tratar los diferentes síntomas de la gripe?

Publicidad