Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Gota (hiperuricemia)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

¿Qué es la gota o hiperuricemia? La gota es un trastorno metabólico. Su característica distintiva es que se acumula demasiado ácido úrico en la sangre (hiperuricemia) y aumentan los depósitos de cristales de ácido úrico en articulaciones, bursas o bolsas sinoviales y órganos internos. Esto suele producir una artritis dolorosa que, si no recibe tratamiento, puede provocar, a largo plazo, daños en las articulaciones (artritis úrica).

Las causas de la gota suelen ser hereditarias. Una predisposición hereditaria dañada (llamado defecto genético) hace que los afectados secreten poco ácido úrico (gota primaria). Pero también una función renal alterada o enfermedades donde se degradan las células progresivamente (por ejemplo, la leucemia), puede producir hiperuricemia (gota secundaria). La dieta desempeña un papel importante en la patogenia de la gota, especialmente el consumo regular de alimentos ricos en purinas (carne, vísceras, marisco o lentejas, entre otros) y el alcohol excesivo favorecen la aparición de la hiperuricemia. Así, una persona con gota debe moderar el consumo de alimentos ricos en proteínas y las bebidas alcohólicas.   

La gota evoluciona durante años, incluso décadas, sin presentar síntomas (fase asintomática) por lo que pasa inadvertida para el paciente durante muchos años. Un ataque agudo de gota se produce cuando el nivel de ácido úrico en la sangre alcanza un punto crítico y suele provocar una inflamación de la articulación del dedo gordo del pie (podagra). Si la gota remite, por lo general, sigue una fase sin síntomas que dura de meses a años, llamada fase intercrítica. Esta patología se puede volver crónica si el tratamiento no es el adecuado o el diagnóstico es tardío. Esta situación, sin embargo, no es muy frecuente.

El tratamiento de la gota (hiperuricemia) se divide en dos fases:

  • El tratamiento inicial de la gota se dirige contra los ataques de gota. Los medicamentos deben, en primer lugar, detener los ataques y aliviar el dolor.
  • El tratamiento prolongado posterior de la gota se utiliza para normalizar los niveles de ácido úrico en la sangre y mantenerla permanentemente en un nivel estable, con el fin de prevenir las posibles consecuencias tardías de la enfermedad y la hiperuricemia crónica.

El tratamiento prolongado de la gota se basa en dos pilares: los medicamentos y el cambio de dieta. Como remedio eficaz para la gota se utilizan, sobre todo, medicamentos uricosúricos y uricostáticos, que estabilizan los niveles de ácido úrico. El cambio de dieta en la gota significa sobre todo abstenerse de alimentos ricos en purina. Si se regula a tiempo el nivel de ácido úrico, la gota generalmente transcurre sin complicaciones.

La gota (hiperuricemia) ha sido considerada durante mucho tiempo como una enfermedad de la clase alta. Aunque esto ya no sea cierto, si que es verdad que la gota es una patología más frecuente en países con un alto nivel de vida, debido, en parte, a los hábitos alimenticios de la población.


Publicidad