Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Gastritis: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Diciembre de 2016)

En la gastritis los síntomas típicos ya permiten casi realizar, a menudo, el diagnóstico: por ejemplo, en la gastritis aguda se presenta un dolor típico en la parte superior del abdomen, especialmente cuando se ejerce presión sobre ella con la mano durante la palpación abdominal.

Sin embargo, sólo una gastroscopia permite establecer con certeza el diagnóstico de la gastritis: en ella el médico puede realizar una inspección del interior del estómago a través de un endoscopio en forma de tubo y tomar una pequeña muestra de tejido de la mucosa (biopsia). Observando el estómago directamente y con el análisis histológico del tejido estomacal biopsiado se puede determinar si, en efecto, nos encontramos ante una gastritis. De esta forma se podrán descartar otras patologías gástricas como una úlcera gástrica o un cáncer de estómago.

Los análisis de sangre para valorar la presencia de anticuerpos, aumento de los parámetros indicativos de una infección, valorar los niveles de gastrina y, en caso necesario, los análisis de heces, pueden contribuir al diagnóstico de una gastritis.

Dado que, como causa de una gastritis, es frecuente encontrar una infección por la bacteria Helicobacter pylori, es aconsejable realizar una búsqueda de este patógeno durante el diagnóstico de la enfermedad, como complemento a la gastroscopia. Esto se puede realizar a través de distintas pruebas diagnósticas:

  • Un método apropiado para detectar el Helicobacter pylori es el denominado test de aliento con urea 13C: los pacientes toman una solución de prueba que contiene urea marcada con el especial átomo de carbono 13C (C es la fórmula química del carbono). Si nos hallamos ante una infección por Helicobacter pylori, estas bacterias transforman la urea y liberan en el proceso dióxido de carbono 13C marcado (CO2, un compuesto de carbono y oxígeno). Para el test de aliento con urea 13C se recoge el dióxido de carbono espirado por el paciente en un recipiente y se evalúa. De esta forma se detecta la presencia del patógeno en el organismo con una alta probabilidad. El test del aliento es ahora el estándar en el post-tratamiento de gastritis bacterianas ya tratadas para evaluar la respuesta al tratamiento. El 13C es un isótopo no radioactivo por lo que se puede repetir la prueba tantas veces como sea necesario, incluso a niños y embarazadas.
  • Cultivo y antibiograma. Otra forma de comprobar si el Helicobacter pylori (HP) es la posible causa de la gastritis consiste en preparar un cultivo de bacterias con una de las muestras de tejido tomadas y observar si crece alguna colonia de este germen. El cultivo se prepara con distintos antibióticos para ver si alguno puede inhibir el crecimiento bacteriano. Es una técnica compleja y ni aun conociendo la sensibilidad bacteriana se alcanza una eficacia erradicadora del 100% pues no hay total correlación entre la sensibilidad antibiótica in vitro e in vivo.
  • Test rápido de la ureasa. Es un test rápido y sencillo basado en la capacidad del HP de producir la enzima ureasa. Se realiza con una biopsia del antro gástrico, obtenida durante la endoscopia, que se coloca en un tubo con urea y un indicador. Si la muestra contiene ureasa aumenta el pH y cambia el color de la solución.
  • Serología: detección de anticuerpos específicos contra el HP.

Publicidad