Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Fractura de tobillo

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

La fractura de tobillo se produce, principalmente, por accidentes con torsión del tobillo, lesiones durante el deporte o actividades de ocio, a menudo al correr y saltar. En la fractura de tobillo se produce una rotura de la horquilla del tobillo en la pierna (es decir, la parte alta de la articulación del tobillo). El tobillo superior roto es la fractura más común del miembro inferior.

El diagnóstico de la fractura de tobillo se lleva a cabo sobre la base de los síntomas presentes y el uso de radiografías, tomografía computada y tomografía por resonancia magnética, mediante los cuales se pueden detectar lesiones de ligamentos y tendones.

Dependiendo del grado de la fractura de tobillo y su localización exacta, el tratamiento puede ser el escayolado del tobillo o una operación con tornillos de fijación. Con el tratamiento profesional de las fracturas del tobillo y el seguimiento en forma de gimnasia rehabilitadora, se suele lograr la curación. El pronóstico también depende del grado de las lesiones. En la mayoría de los casos, tras una fractura de tobillo se restaura plenamente la función del tobillo roto.

Dado que la mayoría de los deportes de alto riesgo conducen a fracturas de tobillo, es aconsejable proteger el tobillo en los deportes u otras actividades de ocio: para esto son adecuados los zapatos resistentes y altos. Además, se puede reducir el riesgo de rotura de tobillo mediante el entrenamiento de la coordinación y los reflejos, y reduciendo el sobrepeso.





Publicidad