Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Fractura del cuello femoral (fractura de cadera)

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

La fractura del cuello femoral o, comúnmente conocida como fractura de cadera es una lesión característica y habitual en la vejez. Por este motivo, en el caso de las personas mayores basta con sufrir una presión, como una caída lateral, para causar una fractura entre la cabeza femoral y el cuerpo del fémur (cuello de la cadera).

La caída doméstica sobre la cadera es la principal causa de fractura de cadera entre las personas mayores.

Las fracturas de cadera que se producen en sujetos de edad avanzada son tan frecuentes porque en esta etapa el fémur suele ser más vulnerable a la rotura a consecuencia de la osteoporosis. Por el contrario, las personas jóvenes rara vez padecen fractura del cuello femoral. En su caso, la fractura del cuello del fémur se produce más bien debido a un fuerte traumatismo, como consecuencia de un accidente de tráfico o una caída desde gran altura. La destrucción del hueso debido al cáncer también puede producir fractura del cuello femoral. Este tipo de fracturas se denominan fracturas patológicas (patológico = relativo a la enfermedad).

Los síntomas característicos de una fractura de cuello femoral son dolor en la cadera y abasia. Normalmente, cuando se produce la fractura de cadera, la pierna afectada se ve acortada visiblemente y girada hacia afuera. Al mismo tiempo, pueden aparecer derrames de sangre y tumefacción sobre la articulación de la cadera.

Fracturas, parte 1: Video

El tratamiento que se aplique en una fractura de cuello femoral dependerá principalmente, al igual que la duración del proceso de recuperación, del diagnóstico, la edad y posiblemente de las enfermedades que padezca el afectado. El tratamiento conservador, es decir, no quirúrgico, (principalmente en forma de terapia contra el dolor y fisioterapia) se realiza en muy pocos casos, habitualmente cuando la fractura es estable y la zona fracturada no se desplaza o cuando no es posible operar (en ese momento o en un principio). Normalmente, el tratamiento de la fractura de cadera consiste en una operación. En este caso, existen diversos procedimientos que mantienen o sustituyen la cabeza femoral (prótesis de cadera).

Para evitar en la medida de lo posible tanto las fracturas óseas como la fractura de cuello femoral, es aconsejable, entre otras cosas,

  • empezar cuanto antes con un entrenamiento físico regular y proseguirlo hasta la vejez de forma consecuente, así como
  • procurar llevar una alimentación equilibrada y rica en calcio, para fortalecer los huesos.




Publicidad