Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Forúnculo (furúnculo): tratamiento

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

El tratamiento de un forúnculo depende de su situación y de la gravedad de la infección. Es importante no manipular el forúnculo con las manos. La pomada tampoco es un remedio apropiado para los forúnculos, ya que este tratamiento puede conducir a un absceso que requiere tratamiento quirúrgico.

Para los forúnculos sin complicaciones basta un tratamiento local que incluya la desinfección de la piel afectada. Para el forúnculo son adecuadas las compresas tibias: este tratamiento ayuda contra el forúnculo, porque a menudo se vacía a través del calor húmedo de forma espontánea y cura posteriormente. Si el forúnculo es muy doloroso, se puede abrir con un bisturí para extraer el pus.

Un tratamiento desinfectante aplicado al furúnculo con agentes tales como la povidona yodada o clorhexidina puede favorecer la curación. Además, puede ser necesario tratar los forúnculos con antibióticos (penicilina) Si los forúnculos se producen en la cara (por ejemplo, en el labio superior o la nariz) o en el cuello, es importante asegurarse de que esas zonas se manipulan lo menos posible para que no se formen cicatrices poco estéticas.





Publicidad