Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Fimosis (estrechamiento del prepucio)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (27 de Diciembre de 2010)

© Jupiterimages/Digital Vision

En caso de fimosis, el prepucio no se repliega por detrás del glande o lo hace con mucha dificultad. Las causas pueden ser congénitas o por un estrechamiento sobrevenido del prepucio.

La fimosis patológica debe diferenciarse de la adherencia que posee el prepucio en la infancia, algo completamente normal por motivos de desarrollo. La fimosis en bebés y niños, esto es, que el prepucio no permita replegarse a esas edades, no es, por tanto, preocupante. La adherencia es en este caso algo pasajero que desaparece a una edad de entre tres y cinco años, la mayoría de las veces por la retirada manual del prepucio. Solo cuando esta sigue sin ser posible estamos ante una fimosis patológica que necesita tratamiento.

El tratamiento de una fimosis consiste, por tanto, en eliminar o alargar un prepucio que es demasiado estrecho. En algunos casos es posible solucionar la patología sin necesidad de operar, pero la mayoría de las veces hay que intervenir.

En una fimosis sin tratar puede sobrevenir una complicación al replegar el prepucio por detrás del glande: que no vuelva ya a su posición inicial. Es la parafimosis, y puede llevar a la necrosis del tejido del glande.


Publicidad