Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Fibrosis quística: tratamiento

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Actualmente no hay ningún tratamiento de la fibrosis quística, por lo que los médicos pueden solamente tratar los síntomas.

Los problemas debidos a la fibrosis quística en el campo del sistema digestivo son ahora tratables. Las cápsulas con enzimas digestivas correspondientes (pancreatina), que los enfermos deben tomar con las comidas, ayudan contra la insuficiencia pancreática exocrina. Además del tratamiento de la fibrosis quística con medicamentos, los expertos recomiendan seguir una dieta rica en calorías, sales y vitaminas, y tomar adicionalmente vitaminas liposolubles.

La mayoría de las complicaciones de la fibrosis quística son causadas por el impacto de la enfermedad en los pulmones. Una terapia importante de la fibrosis quística es, por tanto, la prevención o el tratamiento rápido de las infecciones del tracto respiratorio mediante antibióticos. Otras medidas son las siguientes:

  • Administración de medicamentos que disuelven la mucosidad (mucolíticos): la mucosidad en los pulmones se vuelve más líquida y fluye más fácilmente.
  • Ejercicios fisioterapéuticos como el llamado drenaje autógeno. Los ejercicios ayudan a los pulmones a eliminar la mucosidad consistente del tejido. El terapeuta produce con las manos una vibración en el pecho, lo que simplifica la extracción de la mucosidad.
  • Diversos métodos de inhalación, que a su vez promueven el desprendimiento de la mucosidad.
  • Actividades físicas de entrenamiento que mejoran el estado general de los pacientes con fibrosis quística y facilitan la expectoración de la mucosidad.




Publicidad