Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Estreñimiento: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (27 de Septiembre de 2016)

En caso de estreñimiento, el tratamiento depende de la causa de los problemas de estreñimiento y de cómo se manifiestan. Si es otra enfermedad la causante del estreñimiento, es necesario tratar dicha enfermedad. En caso de que sean determinados medicamentos los causantes del estreñimiento, el tratamiento consiste en reducir su dosificación, siempre que sea posible, o en dejar de tomarlos por completo. Si su niño tiene constantes molestias digestivas o su frecuencia al defecar es baja, consúltelo con su pediatra. No utilice cualquier medicamento o remedio casero para tratar su estreñimiento. Aumentar la ingesta de fibra en la dieta puede ayudar a tratar el estreñimiento. Así, unos 30 gramos de fibra al día  se ha comprobado que aumenta el volumen de las deposiciones. Este hecho se ha comprobado especialmente en pacientes con estreñimiento y tránsito colónico normal.

En los niños pueden ser útiles medidas similares: si su bebé padece de estreñimiento al cambiar a la alimentación sólida con papillas, debería hacer sus papillas con mayor cantidad de agua y darle mayor cantidad de líquidos. Sustituya alimentos más bien astringentes (como los plátanos o las manzanas ralladas) por albaricoques o peras. También el uso de lactosa puede ser útil para tratar el estreñimiento, pero únicamente bajo supervisión médica. Dependiendo de la edad de su niño, también puede consumir más productos integrales. A algunos niños también les resultan útiles los masajes en el vientre o ejercicios físicos. Si las molestias son muy evidentes, debería acudir a su pediatra.

Laxantes

Si contra el estreñimiento no resulta eficaz un tratamiento con el cambio de alimentación ni cambiando los hábitos de vida, los laxantes son otra posibilidad para tratar el estreñimiento. Los laxantes solo deben tomarse tras consultarlo con un médico. Pueden diferenciarse varios mecanismos de actuación en el caso de los laxantes:

Laxantes formadores de masa: fibra

Estos laxantes están compuestos por fibra que aumentan la masa fecal. Su efecto puede tardar en pasar hasta tres días. Es necesario ingerir abundante agua para que la fibra la absorba y modifique la consistencia de las heces. Un exceso de fibra puede provocar los primeros días flatulencia, distensión abdominal y meteorismo. Las recomendaciones clásicas siempre han sido como primera alternativa para los pacientes con estreñimiento crónico funcional incrementar la ingesta de fibra dietética.

Laxantes que fijan el agua

Contra el estreñimiento hay diferentes laxantes que fijan el agua (que actúan también a nivel osmótico) y que además absorben agua del cuerpo hacia el intestino mediante ósmosis. Estos son los que más se emplean. Así, algunos laxantes salinos como el sulfato magnésico (sal de Epson) y el sulfato de sodio (sal de Glauber) actúan, por ejemplo, de ese modo. Estos deben ingerirse con una gran cantidad de agua. Su desventaja es su desagradable sabor. El hidróxido de magnesio es muy utilizado a pesar de la poca evidencia de su eficacia. Está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal y puede causar hipermagnasemia.

La lactulosa también es un laxante osmótico. Ahora bien, este azúcar no despliega su efecto hasta que es metabolizada por bacterias intestinales. La desventaja de este tratamiento es que en su metabolización también se forman componentes que provocan flatulencias. Otro agente que también retiene moléculas de agua es el Macrogol. Sin embargo, también puede causar flatulencias.

Laxantes mucilaginosos

En caso de estreñimiento, tanto las semillas de lino como las de zaragatona pueden resultar muy útiles. Estos laxantes, llamados mucilaginosos, actúan contra el estreñimiento fijando el agua e hinchándose. Lo importante es beber al menos un vaso de agua con cada dosis. Si no, las semillas se pegan y desaparece el efecto laxante que estimula el intestino grueso.

Laxantes estimulantes

La acción de algunos agentes contra el estreñimiento se basa en la estimulación del intestino. Ejemplos de laxantes estimulantes son las sustancias activas bisacodilopicosulfato sódico o los senósidos: estimulan los movimientos del intestino grueso y refuerzan el aporte de agua y electrolitos hacia el intestino grueso. Si toma laxantes estimulantes durante un periodo de tiempo prolongado, también disminuye su nivel de potasio, lo que puede aumentar el estreñimiento a largo plazo.

Agonistas de los receptores de la serotonina

Estos estimulan los receptores de la serotonina, incrementando la actividad contráctil de la musculatura lisa intestinal. La prucaloprida, un agonista selectivo de los receptores de la serotonina 5-HT4, ha demostrado ser eficaz en mujeres con estreñimiento crónico funcional.

Enemas de limpieza

Algunos pacientes que no han podido solucionar el estreñimiento con laxantes u otros tratamientos, precisan usar enemas de limpieza (1500 ml de agua en 25 minutos), enemas comerciales (140- 250 ml de enemas salinos o minerales ) o supositorios de glicerina o de bisacodilo. Se debe tener precaución en la utilización de enemas de fosfato sódico, pues se han descrito problemas de hiperfosfatemia, hipocalcemia y nefropatía aguda.

 Biofeedback

Los pacientes con disinergia de la defecación, que tienen problemas en la relajación de la musculatura estriada durante el intento de defecación, necesitan terapias especiales con ejercicios a través de los cuales aprendan a relajar la musculatura estriada mientras incrementan la presión abdominal. En estos casos se recomiendan maniobras de “biofeedback”. Estos ejercicios consisten en la monitorización visual y/o auditiva de las presiones del canal anal o de la actividad eléctrica de los músculos estriados del ano para aprender a relajar los músculos del suelo pélvico. Solo se pueden realizar en centros especializados y la eficacia puede variar entre el 35-90%.

 Tratamiento quirúrgico

Cuando un paciente no responde a los anteriores tratamientos y su calidad de vida se ve muy afectada por el estreñimiento, se puede recurrir a un tratamiento quirúrgico, en casos de trastorno de la actividad motora colónica. En la actualidad se considera que el tipo de resección más efectivo es la exéresis del colon y la realización de una anastomosis ileo-rectal.


Publicidad