Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Espolón calcáneo

Autor: Redacción Onmeda (4 de Marzo de 2016)

© iStock

Un espolón calcáneo es un crecimiento anómalo óseo que aparece en el talón, en el lugar donde los tendones de los músculos del pie o de la pierna se unen al hueso denominado calcáneo. Hay dos tipos: espolón calcáneo plantar y la denominada deformidad de Haglund. Generalmente doloroso, el espolón calcáneo es más común en personas que sufren sobrepeso o tienen el pie arqueado. 

El espolón calcáneo plantar (de localización posterior inferior, debajo del talón)  es frecuente, mientras que la deformidad de Haglund (de localización posterior superior, ubicado en el punto donde el tendón de Aquiles se inserta) tienen una incidencia baja. Ambos espolones calcáneos aparecen debido a la presión y tracción derivadas de un sobreesfuerzo o del uso de calzado inadecuado (zapatos de tacón altos o zapatos muy planos).

La causa del dolor del espolón calcáneo es la inflamación de la región donde los tendones se insertan en las protuberancias óseas. El dolor aparece debido a que los estímulos mecánicos externos sobre el tendón o aponeurosis de la planta del pie (fascia plantar) provocan una inflamación del talón (llamada fascitis plantar= inflamación de la fascia plantar).

La fascia plantar se extiende desde el talón hasta los dedos y ayuda a mantener la estructura del pie y soportar el peso. Si la fascia está inflamada debido a una sobrecarga continuada, aparece un dolor punzante sobre todo en la cara interna del talón, que suele adquirir mayor intensidad por las mañanas y al empezar a caminar.

Espolón calcaneo.

Los pacientes con espolón calcáneo pueden verse aliviados mediante la utilización de plantillas ortopédicas (taloneras para espolones), la práctica de ejercicios de estiramiento y la toma de medicamentos antiinflamatorios no esteroides. Las inyecciones localizadas con corticoides pueden ayudar a reducir el dolor temporalmente, pero pueden ser muy molestas. También para disminuir los dolores existe la opción del tratamiento láser no invasivo. El tratamiento quirúrgico se utiliza como última opción y en muy pocas ocasiones.


Publicidad