Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Escoliosis: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

En el caso de una escoliosis, el tratamiento puede abarcar diversos tratamientos, tanto conservadores como quirúrgicos. Según sea la causa y el alcance de la desviación de la columna vertebral y la edad del paciente, así se determinará el tratamiento en cada caso individual.

La escoliosis en lactantes puede resolverse en muchos casos colocando al bebé boca abajo y realizando con él diversos ejercicios fisioterapéuticos con regularidad. El objetivo de este tratamiento es desviar el movimiento al que el bebé se ha acostumbrado para corregir la postura errónea. En el caso de niños más mayores, jóvenes y adultos, el tratamiento suele realizarse a tres niveles.

Sostén para la espalda y la nuca

Escoliosis leve

Si la escoliosis está en fase inicial y es ligera, con una desviación de la columna vertebral poco pronunciada, el tratamiento se basa en ejercicios fisioterapéuticos (fisioterapia). Un paciente con escoliosis leve puede fortalecer la musculatura con ejercicios físicos desarrollando de esta manera una postura corporal y unos movimientos rectos y simétricos. En este caso de escoliosis leve, también pueden ayudar los métodos de electroestimulación y los neurofisiológicos para estimular determinados grupos de músculos. El objetivo es corregir todo lo posible la incorrecta posición de la columna vertebral.

Escoliosis media

Una escoliosis de gravedad media avanzada requiere complementar los ejercicios fisioterapéuticos con la utilización de un corsé. En el caso de niños con escoliosis, resulta ser una medida algo pesada porque el corsé debe llevarse continuamente hasta el final de la etapa del crecimiento durante 23 horas al día si se quieren obtener buenos resultados. Más adelante se puede ir reduciendo progresivamente el tiempo para ir desacostumbrándole poco a poco a no llevar el corsé.

El corsé de tratamiento de una escoliosis mediana fija las correas en los hombros y la cadera impidiendo la torsión y corrige la desviación de la columna vertebral de forma pasiva a través de diversas zonas de presión y relajación. La posición corregida predeterminada influye en el crecimiento a posteriori de la columna vertebral, lo que impide que la desviación avance. El tratamiento con corsé solo puede mejorar el nivel de gravedad determinado en el momento del diagnóstico si se acompaña al mismo tiempo con ejercicios fisioterapéuticos regulares.

Escoliosis grave

Una escoliosis grave, con una desviación muy marcada, suele requerir una operación quirúrgica como tratamiento. La operación se realiza entre los diez y los doce años de edad.

Para obtener buenos resultados y poder corregir lo máximo posible una escoliosis grave con una operación se utilizan métodos de tracción preparatorios (del latín tractio, tracción, fuerza de tiro). La forma más efectiva del tratamiento preparatorio es la tracción de halo-gravedad. Este tratamiento consiste en estirar la columna vertebral desviada por medio de un anillo de metal colocado en el cráneo para ejercer fuerza de tracción y relajar la musculatura circundante. Este tratamiento se realiza durante las tres o cuatro semanas anteriores a la intervención quirúrgica.

La operación de la escoliosis grave en sí sirve para corregir la desviación de la columna vertebral y estabilizarla en su nueva postura anatómica. Para ello, es necesario reforzar determinadas secciones de la columna vertebral (espondilólisis) con el fin de permitir una completa resistencia futura. Este anquilosamiento que lleva consigo una disminución de la movilidad no suele suponer una gran limitación para los afectados. En la mayoría de los casos, las probabilidades de éxito de curación de una escoliosis a través de la operación y de los ejercicios fisioterapéuticos (fisioterapia) subsiguientes de rehabilitación son buenas.


Publicidad