Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Epididimitis

Autor: Redacción Onmeda (15 de Abril de 2016)

© iStock

La epididimitis es la inflamación aguda del epidídimo (estructura tubular situada detrás de los testículos donde maduran los espermatozoides). Se produce, principalmente, por bacterias. La sintomatología se caracteriza por dolor e inflamación de intensidad progresivamente creciente. Suele estar acompañada de una inflamación testicular (orquiepididimitis).

La epididimitis aguda se caracteriza por inflamación del epidídimo, con dolor y tumefacción, normalmente unilateral y progresiva a lo largo de unos días. Si la inflamación del epidídimo avanza, además del dolor aparecen otros síntomas como fiebreescalofríos y cansancio. Como complicaciones de la inflamación, se puede detectar desde la formación de pus (abscesos) hasta infección de la sangre (sepsis). El origen de una inflamación del epidídimo puede estar en una infección de transmisión sexual, infecciones del tracto urinario, prostatitis, prostatectomía o el uso prolongado de sondas urinarias.

Como tratamiento contra una infección aguda del epidídimo es importante iniciar un tratamiento antibiótico cuanto antes, así como con antiinflamatorios. Además, hay que seguir un tratamiento local para bajar la inflamación, en el cual el epidídimo debe mantenerse frío y en alto.

Por lo general, si se toman las medidas adecuadas, la inflamación se resuelve sin complicaciones. Sin embargo, sin un tratamiento adecuado, esta enfermedad puede derivar, según sea su gravedad, en una inflamación crónica del epidídimo. Sin olvidar que si la inflamación del epidídimo es bilateral, en algunos casos, puede afectar negativamente a la fertilidad. Esto se debe a que una oclusión en ambos conductos del epidídimo puede producir azoospermia obstructiva (AO).

En recientes investigaciones se ha visto que la orquiepididimitis en la edad prepuberal es tan prevalente como la torsión testicular. Afecta especialmente a niños menores de 5 años y a mayores de 10 años, y son muy raros los casos entre ambas edades. Los síntomas son parecidos a una torsión testicular, por lo que hay que tener en cuenta este problema en el diagnóstico del dolor escrotal agudo.


Publicidad