Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Enfisema pulmonar: diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

El médico, en primer lugar, realiza el diagnóstico del enfisema pulmonar mediante la historia clínica. Pregunta, por ejemplo, si fuman o si han sido fumadores durante mucho tiempo. Además, también realiza preguntas sobre las enfermedades pulmonares que pudieran darse en parientes. Durante la anamnesis, el médico puede observar si el paciente respira con la boca fruncida (como si estuviera “soplando”).

Tras la anamnesis, si existe la sospecha de un enfisema pulmonar, el médico realiza una exploración física del paciente. Al auscultar los pulmones, el médico podrá escuchar unos ruidos característicos de la enfermedad. Al percutir el pecho, si existe un enfisema pulmonar, se producirá un sonido fuerte y hueco.

Una herramienta útil para visualizar el pulmón es la radiografía del tórax. Con una radiografía el médico puede observar las alteraciones características del enfisema pulmonar:

  • Horizontalización de las costillas
  • Espacios intercostales ampliados
  • Diafragma deprimido
  • El pulmón aparece “negro” en la radiografía porque contiene más aire.

Con una tomografía computarizada de alta resolución (TCAR), el médico puede evaluar en qué medida se ha extendido el enfisema pulmonar y precisar así su diagnóstico. La TCAR se utiliza sobre todo cuando el médico tiene que decidir si es necesaria una intervención quirúrgica.

Mediante una espirometría (determinación del volumen de gas respirado) el médico puede determinar, los valores de la función pulmonar, lo que permite consolidar el diagnóstico y realizar una clasificación más precisa.





Publicidad