Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Edema pulmonar: causas

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

El edema pulmonar es ocasionado por una alteración de la presión del pulmón. Normalmente, en los pulmones se da un equilibrio entre la presión hidrostática y la oncótica. La presión hidrostática, gracias a la cual la sangre fluye a través de los capilares, se encarga de que el líquido fluya por los vasos sanguíneos. La presión oncótica, por otra parte, viene dada por las proteínas en sangre y se encarga de que el movimiento del líquido intersticial sea adecuado. Así se consigue que haya poco líquido en el tejido pulmonar.

Las alteraciones causadas por un edema pulmonar se dan normalmente cuando la presión hidrostática aumenta o la oncótica disminuye. El líquido puede salir de los capilares y acumularse en el tejido pulmonar o incluso en los alvéolos. Con una acumulación de más de dos litros, el pulmón no puede realizar su función correctamente y por lo tanto ésta se verá limitada.

El edema pulmonar puede tener diferentes causas y se distingue entre edema cardiogénico (debido a patología del corazón) y no cardiogénico, ya que los problemas cardiacos son la principal causa de edema pulmonar.

Edema pulmonar cardiogénico

El edema pulmonar cardiogénico se produce por una función del corazón. El corazón no logra bombear suficiente sangre al cuerpo. Esto aumenta la presión en las venas pulmonares y/o los capilares (presión hidrostática) de los 8 mmHg a 25 mmHg. Como consecuencia, el líquido de los vasos sanguíneos sale a los intersticios y a los alvéolos.

Esto ocurre, por ejemplo, cuando se da una insuficiencia ventricular izquierda aguda a causa de un ataque al corazón, trastornos del ritmo cardiaco o la inflamación del músculo cardiaco.

Sin embargo, la causa del edema pulmonar cardiogénico también es con frecuencia la insuficiencia crónica del ventrículo izquierdo, debido a insuficiencia de la válvula cardiaca (valvulopatías) o al estrés a largo plazo causado por la hipertensión arterial.

Edema pulmonar no cardiogénico

Cuando se da un edema pulmonar por causas no cardiogénicas hay otros factores que entran en juego:

  • Las lesiones en las paredes de los capilares con el consiguiente aumento de la permeabilidad con valores de presión hidrostática y oncótica normales. Las posibles causas son las reacciones alérgicas o gases de acción irritante (cloro o amoniaco).
  • Una disminución de la presión oncótica debido a una reducción absoluta de las proteínas en plasma, ya sea por malnutrición o por enfermedades hepáticas.
  • Una disminución relativa de las proteínas en plasma con reducción de la presión oncótica. Sucede en casos de mayor ingesta de líquidos o disminución de la excreción de líquidos, como ocurre en enfermedades renales (edema pulmonar por insuficiencia renal).
  • El conocido como mal de altura, que se produce por la diferencia entre la presión atmosférica y la corporal.




Publicidad