Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Disfunción eréctil

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (2 de Noviembre de 2012)

© iStock

La disfunción eréctil se define como la incapacidad de un hombre para conseguir o mantener una erección suficiente que permita lograr una relación sexual satisfactoria. Se considera que un hombre padece disfunción eréctil cuando pasan al menos seis meses sin erecciones o siendo incapaz de mantenerlas.

La disfunción eréctil afecta al 50% de los hombres de más de 40 años al menos de forma temporal o esporádica por algunas circunstancias como abuso de alcohol, cansancio, estrés, problemas afectivos... 

Las probabilidades de padecer disfunción eréctil van aumentando con la edad. Así, se estima que a los 60 años, un 17% de los hombres es incapaz de tener o de mantener una erección. A los 70 años, la mitad de los hombres tienen disfunción eréctil. Aunque está patología está asociada al envejecimiento, también los hombres menores de 40 años pueden verse afectados por ella.

En el pene hay dos cámaras denominadas cuerpos cavernosos. Estos cuerpos cavernosos están conformados por músculos, fibras, venas y arterias, en lo que se denomina tejido esponjoso.  

Cuando el hombre se siente excitado, ya sea mental o físicamente, el cerebro envía señales a esos cuerpos cavernosos para que los músculos se relajen. Es entonces cuando el torrente sanguíneo se moviliza, llenando todos los espacios y haciendo crecer al pene, gracias a la presión que provoca. Así se produce una erección. 

Si los músculos de los cuerpos cavernosos no se relajan, no dejan que las venas y las arterias se llenen de sangre, por lo que es imposible la erección y estaríamos ante una disfunción eréctil.

Los problemas de erección (denominados popularmente impotencia) pueden limitar considerablemente la calidad de vida y el bienestar de los pacientes, así como la de su pareja. No obstante, hay que saber que son problemas tratables desde distintos frentes y a cualquire edad.

Las causas de la disfunción eréctil son muy numerosas. Existen los factores psicológicos (por ejemplo, estrés o miedo al fracaso sexual), así como ciertas enfermedades, trastornos hormonales, lesiones neurológicas o efectos secundarios de ciertos medicamentos que pueden desencadenar esta disfunción. Los factores físicos de riesgo, así como las causas de la disfunción eréctil (problemas de erección) pueden ser, entre otros, los siguientes:

Ante la disfunción eréctil, el tratamiento suele ser un tratamiento medicamentoso con comprimidos. Si esto no mejora los problemas de erección, también se puede tratar a través de una inyección en el pene, una barra uretral o mediante métodos mecánicos (como la bomba de vacío). El tratamiento con medicamentos siempre debe hacerse bajo supervisión médica. Si la causa son los factores psicológicos, puede ser útil un tratamiento psiquiátrico o psicológico.

Un diagnóstico y tratamiento precoz son indispensables para solucionar la disfunción eréctil. El especialista consultado debe ser un urólogo.

La disfunción eréctil también se conoce como impotencia erigendi.


Publicidad