Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Diabetes: causas

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

La diabetes está ocasionada por múltiples causas y estas dependen del tipo de patología. Las dos formas principales de diabetes mellitus (diabetes mellitus tipo 1 y diabetes mellitus tipo 2) tienen causas muy diferentes.

Diabetes mellitus tipo 1

Aproximadamente, el 5% de los pacientes diabéticos sufren diabetes mellitus tipo 1. Dado que la patología tipo 1 suele empezar a una edad joven, también se denomina diabetes juvenil. La mayoría de los casos de diabetes tipo 1 están causados por una destrucción autoinmune de las células beta pancreáticas. Sólo en una minoría (la mayor parte de los casos de origen africano o asiático) la causa de la diabetes tipo 1 se desconoce (diabetes idiopática), aunque existe un fuerte factor hereditario y no presentan fenómenos autoinmunes.

Factores hereditarios

Excepto unas pocas excepciones, todas las personas con diabetes mellitus tipo 1 son portadoras de características especiales en sus glóbulos blancos (denominadas antígenos HLA DR3 y DR4). Por eso se supone que existen predisposiciones genéticas como causas importantes de la diabetes mellitus tipo 1. No obstante, hay muchas personas que son portadoras de esta información genética pero no enferman de diabetes.

La probabilidad de que la siguiente generación herede la diabetes mellitus tipo 1 de la madre o del padre es del 2,5 al 5%. Si ambos progenitores son diabéticos tipo 1, el riesgo aumenta al 20%, aproximadamente. El riesgo de que los hermanos enfermen depende de la similitud de los antígenos HLA. Puede ser de hasta un 18% y apenas aumenta si los antígenos HLA de los hermanos son diferentes. En caso de gemelos monocigóticos, el riesgo de que el hermano del paciente también enferme de diabetes mellitus tipo 1 oscila entre el 30 y el 70%.

Infección vírica y factores inmunológicos

La predisposición genética es solo un factor que favorece la enfermedad. Los expertos presuponen que, además de las predisposiciones genéticas, determinadas infecciones víricas también pueden contribuir a la irrupción de la diabetes mellitus tipo 1. Los virus a los que se ha implicado son los virus de la rubeola, la parotiditis, citomegalovirus y Coxackie B4. Junto con las infecciones víricas también se habla de sustancias químicas o sustancias tóxicas como posibles factores adicionales que causan lo que se denomina una reacción autoinmune en personas con antecedentes genéticos. El sistema inmunológico produce anticuerpos contra el tejido propio del cuerpo, en este caso contra las células insulares del páncreas. Estos anticuerpos antiislotes (ICA), presentes hasta en un 80% de los casos de diabetes tipo 1, destruyen poco a poco las células productoras de insulina. La diabetes mellitus tipo 1 se caracteriza finalmente por una falta absoluta de insulina. La administración de insulina es el único tratamiento para aliviar los síntomas y prevenir las complicaciones.

Las molestias típicas de la diabetes mellitus tipo 1 no se manifiestan hasta que ha desaparecido, aproximadamente, el 80% de las células productoras de insulina (células insulares). Entre el principio de la enfermedad y la aparición de los primeros síntomas pueden pasar semanas, meses o incluso años.

Al principio, mediante el tratamiento con medicamentos que frenan el sistema inmunitario (denominados inmunosupresores), podría producirse una recuperación temporal de las células beta. Los médicos hablan de una fase de remisión. Pero esta rápida regeneración solo es pasajera. De hecho, en la diabetes mellitus tipo 1 el proceso de la patología avanza hasta que finalmente se destruyen todas las células productoras de insulina y ya no son capaces de producir insulina.





Publicidad