Te encuentras en:

Página de inicio > Enfermedades > Derrame pleural > Definición

Derrame pleural: Definición

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dra. Belén Giménez

Un derrame pleural es una acumulación de líquido entre los pulmones y el tórax. Los pulmones y el lado interno del tórax están revestidos por una capa fina, la pleura (del griego, pleura), que está formada por:

  • Pleura pulmonalis (o también pleura visceralis, pleura visceral), una fina capa de tejido en la superficie de ambos pulmones.
  • Pleura parietalis (pleura en sentido estricto), una fina capa de tejido que recubre las paredes internas del tórax, el lado superior del diafragma y el pericardio, todos puntos de contacto de los pulmones en el tórax.

Si los pulmones presentan una extensión normal, las hojas de la pleura están una encima de la otra. En medio se encuentra una película de líquido deslizante de unos 15 milímetros normalmente. La pleura absorbe diariamente 10 mililitros de este líquido y lo vuelve a formar en la misma medida. Si se altera este equilibrio, se produce un derrame pleural. El líquido sobrante se acumula siempre en la parte más profunda del tórax a causa de la fuerza de la gravedad.

Según su naturaleza, el líquido de un derrame pleural se subdivide en dos categorías:

  • Trasudado: el líquido pleural se caracteriza por un escaso contenido de albúmina. Un derrame pleural trasudativo es la consecuencia de la alteración del equilibrio entre la formación y la absorción del líquido pleural por parte de la pleura, no quedando enferma o dañada la propia pleura.
  • Exudado: el líquido pleural contiene mucha albúmina, por lo que es más pesado que el trasudado. Los derrames pleurales exudativos se originan por procesos inflamatorios o tumores que incrementan la permeabilidad de la pleura o que obstruyen el flujo linfático del espacio pleural.

Página siguiente: Derrame pleural: Causas

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.