Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Dermatitis seborreica: tratamiento

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

En la mayoría de los casos, el eccema seborreico necesita un tratamiento en dos fases: el tratamiento se divide en el tratamiento de la fase aguda y el tratamiento de mantenimiento para la fase entre dos brotes agudos.

Tratamiento de la fase aguda

Para el tratamiento de la fase aguda del eccema seborreico se emplean medicamentos que sirven como fungicidas (antimicóticos). Se pueden encontrar para aplicar sobre la piel, como jabones, lociones o champús. En el caso de que los síntomas sean muy fuertes y continuos, el médico recetará antimicóticos también en comprimidos.

Si presenta una infección por bacterias, además del eccema seborreico (sobreinfección), el médico recetará antibióticos. Contra la inflamación puede recetar temporalmente glucocorticoides en jabón, que contrarrestan la reacción inflamatoria. Si el tratamiento es prolongado (sobre todo en el rostro), los glucocorticoides no son adecuados.

Si se forman muchas escamas pueden utilizarse queratolíticos. Entre otros se encuentran el ácido salicílico y la carbamida, sustancias que debilitan las escamas y hacen que se desprendan de la piel.

El eccema seborreico con síntomas persistentes necesita tratamiento con rayos UVB (fototerapia).

Tratamiento de mantenimiento

Si el eccema seborreico ya no presenta síntomas agudos, se necesitará otro tipo de tratamiento: el denominado tratamiento de mantenimiento. En este caso es muy importante el cuidado de la piel. El objetivo es retrasar el siguiente brote el mayor tiempo posible. Los productos para la limpieza y cuidado de la piel que se recomiendan contienen queratolíticos y su pH es neutro. Como el estrés y la tensión afectan negativamente a la dermatitis, los métodos de relajación como el entrenamiento autógeno o la relajación muscular progresiva pueden resultar de mucha ayuda.





Publicidad