Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Criptorquidia: tratamiento

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

En una criptorquidia (testículo no descendido) se recomienda seguir un tratamiento si el testículo no desciende por sí solo en los primeros seis meses de vida. Después de este periodo, la probabilidad de que descienda espontáneamente es extremadamente escasa y la criptorquidia se mantiene. Como tratamiento se recomienda bien una terapia hormonal o, como alternativa, una intervención quirúrgica.

Para evitar efectos nocivos a largo plazo como esterilidad o cáncer testicular, el tratamiento debería haber concluido en el primer año de vida.

Tratamiento hormonal

Algunas hormonas como la GnRH (hormona liberadora de gonadotropina) y la HCG (gonadotropina coriónica humana) rigen la liberación de testosterona. Esta se encarga de que los testículos desciendan. Mientras que la GnRH se administra en forma de nebulizador nasal, el médico debe inyectar la HCG en el músculo. En el tratamiento pueden combinarse ambas hormonas.

El tratamiento hormonal tiene éxito en aproximadamente el 20% de los casos. El riesgo de recidiva es de un 25%. Por esta razón, los padres deberán examinar a los bebés afectados de forma periódica tras el primer mes, después de los seis meses y posteriormente cada año hasta la pubertad.





Publicidad