Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Cefalea en racimos: definición

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

La cefalea en racimos es un dolor de cabeza intenso, unilateral, que se manifiesta en forma de ataques detrás del ojo. Estos ataques se repiten hasta ocho veces a lo largo de un día, normalmente a la misma hora (a menudo por la noche). Por definición, se trata únicamente de cefalea en racimos cuando el paciente (al contrario que en la migraña) está intranquilo y/o se manifiesta al menos uno de los siguientes síntomas en el lado del dolor de cabeza:

  • Ojo lloroso (lagrimeo)
  • Conjuntiva del ojo enrojecida
  • Pupila contraída (miosis)
  • Desprendimiento del párpado superior (ptosis)
  • Párpado hinchado (edema palpebral)
  • Secreción nasal (rinorrea acuosa)
  • Congestión nasal
  • Sudoración intensa en la zona de la frente y la cara

Los ataques de cefalea en racimos aparecen más frecuentemente en primavera y otoño. Por esta razón, se cree que el biorritmo influye en la cefalea en racimos. Los periodos pueden durar semanas, meses o incluso años. Dependiendo de la evolución pueden diferenciarse dos formas de cefalea en racimos: cefaleas en racimos episódica (80% de los casos) y crónica (20%):

  • Una cefalea en racimos episódica se caracteriza porque las molestias que aparecen de una semana a varios meses son interrumpidas por intervalos sin síntomas durante meses o años.
  • Una cefalea en racimos crónica se da cuando el periodo de racimos dura más de un año sin mejora o las pausas intercrisis duran menos de 4 semanas.

La cefalea en racimos puede recibir otros nombres:

  • Síndrome de Bing-Horton
  • Eritroprosopalgia
  • Hemicránea angioparalítica

Incidencia

La cefalea en racimos muestra una incidencia muy baja.

Afecta a un porcentaje de población de entre el 0,1 y el 0,9%, principalmente hombres jóvenes (la proporción es de tres hombres por cada mujer afectada).

La edad de mayor incidencia de la cefalea en racimos se sitúa entre los 25 y los 30 años.





Publicidad