Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Candidiasis

Autor: Redacción Onmeda (19 de Abril de 2017)

© iStock

¿Qué es la candidiasis? La candidiasis es una infección micótica que se manifiesta en la piel o en las mucosas en forma de pequeñas lesiones o úlceras. Esta infección está causada por un hongo del género Cándida. Si afecta a varios tejidos u órganos al mismo tiempo, estamos ante una candidiasis sistémica. La candidiasis vaginal es muy frecuente entre las mujeres. La sintomatología típica de la  candidiasis vaginal es el enrojecimiento en la zona vaginal, además de manchas blancuzcas que se desprenden fácilmente, picor muy intenso, escozor y una secreción abundante de color blancuzco.

Existen varios tipos de hongos Cándidas que pueden ser responsables de las aftas y de la candidiasis sistémica, sobre todo el tipo Candida albicans asentado frecuentemente sobre piel o mucosas sanas. En determinadas circunstancias, por ejemplo, en caso de sistema inmunitario debilitado, en caso de diabetes mellitus, en el embarazo o tras la ingesta de antibióticos o cortisona, las levaduras pueden reproducirse masivamente y provocar una infección. 

El afta se manifiesta típicamente por ulceritas blancas o amarillas en las mucosas afectadas. La candidiasis sistémica, donde el germen patógeno está extendido por todo el cuerpo, puede provocar síntomas graves en diferentes partes del cuerpo como infecciones de pulmon, riñones, retina, cerebro o válvulas cardiacas hasta una sepsis por cándidas.

Una candidiasis puede diagnosticarse con la identificación del hongo responsable de la enfermedad. Esto sucede bien mediante un frotis de la piel o mucosa afectadas, como en el caso del afta, que posteriormente el facultativo examina microscópicamente, o bien por cultivo del agente patógeno del tejido afectado o de la sangre. El tratamiento de la candidiasis consiste en la administración de antimicóticos (antifúngicos). Unas defensas alteradas establecen las condiciones óptimas de vida para los hongos. De este modo, son la condición previa para la formación de afta o candidiasis sistémica, pueden deberse a numerosas causas: pueden ser la consecuencia de enfermedades, como cánceres, SIDA, alcoholismo o diabetes mellitus.

Una candidiasis de la piel también aparece en los bebés con frecuencia cuando la función protectora de la piel ha disminuido como por ejemplo en la conocida dermatitis del pañal. Un sistema inmunitario debilitado también puede ser debido a cambios hormonales, como en el embarazo. Sin embargo, las causas más comunes de un sistema inmunitario alterado son los tratamientos medicamentosos. Entre estos encontramos tratamientos a largo plazo con antibióticos, que alteran el equilibrio entre bacterias y hongos en el estómago y que pueden provocar una sobrepoblación de los hongos. Los medicamentos que debilitan directamente el sistema inmunitario y lo hacen más propenso al ataque de cándidas, son los corticosteroides (cortisona), los inmunosupresores o los quimioterapéuticos.

Última revisión médica: marzo 2012, por la Dra. María Fernanda Pedrero.


Publicidad