Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Candidiasis: diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

En el afta (en el caso de que la piel o las mucosas estén infectas por el hongo cándida al igual que en la candidiasis sistémica (que afecta a todo el organismo), el diagnóstico tiene lugar mediante la identificación del agente patógeno responsable.

En caso de sospecha de afta (candidiasis mucocutánea) basta un frotis superficial de la piel o mucosa afectadas. El médico examinará este frotis bajo el microscopio. Para diagnosticar una candidiasis sistémica, en la que están afectados otros tejidos u órganos, es necesaria una biopsia: solo así puede detectarse la presencia de cándida en las capas más profundas de los tejidos. A partir de las muestras de tejido obtenidas, los hongos pueden crecer en un cultivo y comprobarse el subtipo de cándida con el que nos encontramos. Para el diagnóstico de una candidiasis de riñón o intestino, se utilizan muestras de orina y de heces, que deberán mantenerse refrigeradas para evitar que los hongos se reproduzcan. Si hay sospecha de septicemia, es decir, de presencia del germen en la sangre, el médico efectúa cultivos de sangre tomados en varios días seguidos, para determinar el subtipo de cándida.





Publicidad