Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Candidiasis: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

La causa de un afta (es decir, una candidiasis de la piel o de las mucosas), al igual que en cualquier otro tipo de candidiasis, se halla en una infección por determinados hongos.

Agente patógeno

Los agentes patógenos responsables de las aftas (en el caso de la piel y las mucosas) y de la candidiasis sistémicas (que afecta a todo el organismo) son diferentes hongos del género Cándida. El desencadenante más común de la candidiasis es la Candida albicans. Este hongo se asienta con frecuencia sobre piel o mucosas sanas. La Candida albicans es, al igual que la mayoría de los hongos, un agente patógeno oportunista. Esto significa que solo causan enfermedades en determinadas condiciones. Entre estas condiciones especiales se encuentran todas las circunstancias que debilitan las defensas del organismo. El mismo Hipócrates observó en personas con un estado general débil, cambios en la mucosa bucal, algo típico del afta.

Los hongos responsables de un afta (si solo atacan a la piel y las mucosas) o de una candidiasis sistémica (si afecta a todo el organismo) no siempre desencadenan la enfermedad micótica a través de la misma vía de infección. Los hongos cándida, como el Candida albicans, están repartidos por todo el mundo. En muchas personas están presentes en la flora normal de su piel y mucosas en cantidades pequeñas sin que causen molestias.

La condición previa para la formación de una candidiasis de la piel y las mucosas (afta) o de todo el organismo (candidiasis sistémica) es un sistema inmunitario debilitado: si las defensas del organismo están alteradas, los hongos pueden reproducirse rápidamente y generar una infección de forma considerable. Esta es la razón por la cual, a partir de una colonia normal de cándidas puede producirse una infección, es decir, una candidiasis. Puesto que los hongos ya se hallaban en el cuerpo previamente, se trata de una infección que procede del interior (endógena). Pero los causantes del afta y de la candidiasis sistémica también pueden hallar otras vías de infección: pueden proceder del exterior (son las infecciones exógenas). En este caso, la transmisión de los hongos se produce a través de una infección por contacto (con una persona infectada o un objeto contaminado). Así, por ejemplo, un chupete contaminado puede ser la razón de un afta en la boca de un bebé. Y una candidiasis sistémica puede formarse cuando los agentes patógenos acceden a la sangre directamente a través de agujas contaminadas, como en el caso de los drogodependientes o en personas que portan catéteres venosos durante periodos prolongados.


Publicidad