Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Cáncer de mama

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (1 de Octubre de 2014)

© Jupiterimages/iStockphoto

El cáncer de mama (carcinoma de mama) es un tumor maligno de la glándula mamaria. En casos raros los hombres también pueden desarrollar este tipo de cáncer. Un diagnóstico precoz es imprescindible para detectar el tumor a tiempo e iniciar cuanto antes el tratamiento.

Considerando ambos sexos, el cáncer de mama es el segundo en frecuencia en el mundo después del cáncer de pulmón.

Su incidencia aumenta con el nivel económico. Más de la mitad de los casos se diagnostican en los países desarrollados: 370.000 casos al año en Europa (27,4%) y 230.000 en Norteamérica (31,3%). La prevalencia más baja la tienen países como Japón, Tailandia, Nigeria o India.

La tasa ajustada mundial es de 37,4 casos/100.000 h/año, la de Europa del Norte de 82,5 casos/100.000 h/año, la de Europa del Sur de 62,4 casos/100.000 h/año y la española de 50,9 casos/100.000 h/año. La norteamericana es de 99,4 casos/100.000 h/año mientras que la de países en desarrollo es de 23,8 casos/100.000 h/año.

En España se diagnostican aproximadamente 26.000 casos al año, lo que representa casi el 30% de todos los tumores del sexo femenino en nuestro país. La mayoría de los casos se diagnostican entre los 35 y los 80 años, con un máximo entre los 45 y los 65.

Se estima que el riesgo de padecer cáncer de mama es de, aproximadamente, una de cada ocho mujeres.

Cáncer de mama: ¿qué es el cáncer de mama y cómo se puede detectar de forma precoz para mejorar la probabilidad de recuperación?

Las causas que desencadenen este tipo de tumor aun no se conocen. Sin embargo, existen factores de riesgo que favorecen el desarrollo del carcinoma incluyendo influencias hormonales, además de un estilo de vida poco sano. La predisposición hereditaria también aumenta el riesgo de desarrollar un carcinoma de este tipo. Sin embargo, los genes sólo intervienen en una fracción muy pequeña de los afectados. Para las mujeres en cuya familia se han producido varios casos de este cánce puede ser útil realizar una prueba genética. Sin embargo, hasta ahora no hay ningún tratamiento específico para estos casos concretos. Si que es recomendable realizar exploraciones preventivas más tempranas y frecuentes.

La detección precoz del cáncer de mama mediante autoexploración del pecho, los controles rutinarios por el ginecólogo y las radiografías del pecho (mamografías) con los intervalos recomendados son de gran importancia porque ayudan a detectar de forma precoz este tipo de tumores. Cuando antes se detecta un carcinoma, mayores serán las opciones de tratamiento y las probabilidades de curación.

Las exploraciones adicionales para establecer un diagnóstico certero de cáncer de pecho son la ecografía, la biopsia (muestras de tejido) y la resonancia magnética (RM).

El tratamiento más eficaz para el cáncer de mama es una operación. Con las técnicas modernas actuales en la mayoría de los casos se consigue conservar el pecho y extirpar el tumor. Si es necesario eliminar partes o la totalidad del seno, hay excelentes oportunidades de reconstruir la mama posteriormente. Otras opciones terapéuticas para el cáncer de mama que pueden complementar o sustituir a la cirugía son la quimioterapia, radioterapia, tratamiento hormonal y la inmunoterapia. El tratamiento correcto depende, entre otras cosas, de hasta qué punto ha progresado el cáncer y de si ya se han formado tumores secundarios (metástasis).

Debido a que las causas exactas del cáncer de mama no se entienden completamente, se puede prevenir la enfermedad sólo evitando ciertos factores de riesgo. Entre los factores de riesgo del cáncer de mama, se incluyen por ejemplo la obesidad, el alto consumo de alcohol y el tabaco.


Publicidad