Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Cáncer de laringe

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

El cáncer de laringe es un tumor maligno poco frecuente. Se diferencian tres grandes grupos de cáncer de laringe según su localización: encima de la glotis (supraglótico), en la propia glotis (glótico) o debajo de ella (subglótico). La glotis es un área de la laringe en la que se hallan las cuerdas vocales.

Los más frecuentes son los cánceres de laringe de la zona de la glotis (tumores glóticos); aunque en países latinos y mediterráneos son más frecuentes los supraglóticos. El cáncer de laringe afecta mucho más a hombres que a mujeres. La enfermedad surge en muchos casos en personas fumadoras. Fumar cigarrillos o en pipa es, por tanto, un importante factor de riesgo para esta enfermedad. Renunciando al tabaco y al consumo de alcohol abusivo, puede evitarse el cáncer de laringe. La edad media de los pacientes se sitúa entre los 65 y los 69 años.

Al contrario que la mayoría del resto de enfermedades oncológicas que no causan ninguna molestia en estadios tempranos, el cáncer de laringe se hace evidente por síntomas como una afonía constante. Si padece afonía más de dos semanas, deberá consultar a su médico de cabecera quien le derivará, en caso necesario, a un otorrinolaringólogo. El médico puede constatar o excluir la existencia de cáncer de laringe mediante un sencillo examen: con ayuda de un laringoscopio, el examinador puede observar la laringe. Puede identificar muy pronto zonas sospechosas de cáncer en la mucosa de la laringe. Con ayuda de una muestra de tejido (biopsia), el médico puede confirmar la sospecha.

Para tratar el cáncer de laringe, se dispone de métodos quirúrgicos y de radioterapia. Si el médico ha identificado en un estadio temprano la enfermedad, el tratamiento puede curarla completamente (tratamiento curativo). Incluso cuando no sea posible una curación, los métodos modernos de tratamiento del cáncer ofrecen muchas oportunidades de mantener la calidad de vida y de reducir al máximo los síntomas como los dolores derivados del tumor (tratamiento paliativo).


Publicidad