Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Cáncer de cuello de útero (carcinoma cervical, cáncer de cérvix): definición

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

El cáncer de cuello de útero (carcinoma cervical) es un tumor maligno que se origina en el tejido del cuello del útero (cérvix).

Anatomía del útero

El útero es un órgano hueco formado fundamentalmente por tejido muscular y conectivo que interviene en la reproducción. En él se implanta el óvulo fecundado y se desarrolla el embrión hasta el momento del parto. Durante el parto las contracciones musculares del útero expulsan al bebé a través de la vagina hacia el exterior.

El cuello uterino, cérvix en la jerga especializada, une el extremo superior de la vagina con el útero. La parte inferior del cérvix, que recibe el nombre de orificio uterino o portio, protruye a modo de cono en la vagina. La mucosa del útero y de la vagina posee una estructura diferente, y en la región del portio constituye una suerte de zona de transición.

Los tumores malignos del cuerpo uterino (cáncer de endometrio, carcinoma endometrial) se distinguen en muchos aspectos de los tumores del cuello uterino y por ello los especialistas los consideran por separado.

Aparato reproductor femenino.

Neoplasia intraepitelial cervical (displasia epitelial)

Las neoplasias intraepiteliales cervicales (NIC), también llamadas displasias epiteliales, son lesiones precursoras del cáncer de cuello uterino y se clasifican en tres grupos conforme a su grado de gravedad:

  • NIC 1: displasia leve (alteraciones celulares solo en la capa superior del epitelio)
  • NIC 2: displasia moderada (alteraciones celulares en varias capas del epitelio)
  • NIC 3: displasia grave (alteraciones celulares en todo el epitelio)

El término displasia hace referencia a modificaciones en el tejido derivadas del desarrollo o formación anómalos de las células. Cuando estas alteraciones aparecen en el cérvix o cuello uterino, se habla de displasia cervical o epitelial. La expresión precursor del cáncer no denota que la mujer padezca cáncer o vaya a contraerlo obligatoriamente, sino que tan solo implica que esta lesión puede derivar en ocasiones en un cáncer, por tanto una displasia epitelial requiere una supervisión estricta y, dado el caso, un tratamiento adecuado.

Las displasias cervicales de grado 1 y 2 remiten por sí solas en más del 50% de los casos. En teoría ambos tipos pueden derivar en un cáncer, si bien la probabilidad es muy reducida. Por consiguiente en un primer momento se monitorizan periódicamente con el fin de comprobar si desaparecen por sí mismas. En caso de que persista durante más de doce meses o se convierta en una NIC de grado 3, la displasia se elimina quirúrgicamente.

Incidencia

El cáncer de cuello uterino es el segundo tipo de cáncer más frecuente en mujeres después del cáncer de mama en el mundo, y el quinto de todos los tipos de cáncer. La edad media de diagnóstico es de 48 años, aunque aproximadamente el 47% de las mujeres con carcinoma invasivo de cérvix se diagnostica antes de los 35 años. Solo el 10% de los diagnósticos se hacen en mujeres mayores de 65 años. El tipo histológico más común es el carcinoma de células escamosas, que representa el 80% de todos los carcinomas invasivos de cérvix2.

El 83% de los cánceres de cérvix diagnosticados cada año ocurren en los países en vías de desarrollo, siendo el mismo la causa más frecuente de muerte por cáncer en estos países, y teniendo una supervivencia media tras el diagnóstico de 5 años, mientras que en los países desarrollados es de 10 años.

En España, el cáncer de cuello uterino es el sexto más frecuente, constituye el 4,8% de todos los casos de cáncer en la mujer, una de las tasas más bajas del mundo, entre 3,4 y 12,2 casos por 100.000 mujeres/año. La incidencia se ha mantenido constante en los últimos 15 años (1983-1997), aunque analizando por edades, se observa un aumento de incidencia para las mujeres nacidas entre los años 30 y 40. La tasa de mortalidad es de 2,7 por 100.000 mujeres/año, semejante al promedio europeo.





Publicidad