Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Infección por Campylobacter (campilobacteriosis)

Autor: Redacción Onmeda (15 de Diciembre de 2016)

© iStock

¿Qués es la infección por Campylobacter? La infección por Campylobacter (campilobacteriosis) es una inflamación del intestino (enteritis) causada por bacterias del género Campylobacter. Las infecciones por Campylobacter suelen tener una buena evolución y se curan por sí solas.

Las bacterias Campylobacter aparecen prácticamente en todas partes y su hábitat natural son muchos animales salvajes, domésticos y de granja. Las personas suelen infectarse de estos animales por la transmisión indirecta de los patógenos. La infección por Campylobacter suele producirse a través de alimentos de origen animal o de agua potable contaminada. Dado que las personas y los animales infectados por Campylobacter eliminan los patógenos a través de las heces, también puede producirse un contagio por transmisión directa de animal a persona o de persona a persona (esto se denomina infección por contacto). Como solo es necesaria una pequeña cantidad de bacterias para causar una campilobacteriosis en las personas, el riesgo de contagio de la infección por Campylobacter es muy alto.

Hay más de 20 especies distintas de bacterias Campylobacter. En los países industrializados la especie Campylobacter jejuni es la más significativa como patógeno de la campilobacteriosis, pues junto con las salmonellas, esta bacteria es la causa más frecuente de las enfermedades infecciosas que cursan con diarrea. Una infección por Campylobacter de la especie Campylobacter jejuni se manifiesta con diarrea y síntomas como fiebre y una sensación de malestar general.

En casos puntuales, la especie Campylobacter fetus es la responsable de la campilobacteriosis. La infección por Campylobacter de la especie Campylobacter fetus provoca una enfermedad febril grave con diferentes cuadros clínicos, como diarrea, inflamación de las meninges (meningitis), inflamación del endocardio (endocarditis) e inflamación de las articulaciones (artritis). Normalmente la infección por Campylobacter fetus suele darse en personas con un sistema inmunológico debilitado (infección por el VIH, enfermedades tumorales).

El diagnóstico de la infección por Campylobacter puede establecerse mediante la detección de los patógenos en las muestras de heces y las muestras de sangre o de otras secreciones corporales. Dado que las infecciones por Campylobacter suelen curarse por sí solas, no suele ser necesario un tratamiento con antibióticos. En su lugar, los síntomas pueden tratarse con el equilibrio de líquidos y nutrientes o con analgésicos. En cambio, si la evolución de la infección por Campylobacter es grave o el Campylobacter fetus ha causado la infección, se recomienda tomar antibióticos. En casos puntuales, a raíz de la campilobacteriosis pueden inflamarse las articulaciones o los nervios. La campilobacteriosis puede prevenirse con medidas higiénicas generales.


Publicidad