Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Bronquiectasia

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Wavebreak Media

La bronquiectasia es una dilatación patológica de los bronquios (pulmones), de carácter irreversible en las que se deposita un aumento de las secreciones bronquiales que el enfermo no puede expulsar al toser (o lo hace con dificultad). Las bacterias pueden colonizar la secreción bronquial y multiplicarse. En estos casos, las vías respiratorias son más propensas a infecciones.

Las bronquiectasias pueden ser congénitas, bien porque los pulmones no se desarrollaron correctamente, o porque surgen como consecuencia de enfermedades congénitas como la fibrosis quística (FQ) o una deficiencia de alfa-1-antitripsina que altera la función pulmonar. Sin embargo, es más común que se produzcan por infecciones respiratorias recurrentes u otras causas adquiridas. En la actualidad, se presentan muy pocos casos de bronquiectasias gracias a las vacunas, los tratamientos con antibióticos y la consiguiente disminución de enfermedades infecciosas como las paperas, el sarampión y la tuberculosis.

Expansiones patológicas de los pulmones

Los pacientes de bronquiectasias padecen tos muy fuerte y acumulan una gran cantidad de secreción espesa en las vías respiratorias que no puede ser expulsada.

Para realizar el diagnóstico se realiza una anamnesis completa analizando síntomas y signos. La tos persistente y duradera y la expectoración espesa pueden ser un indicio de bronquiectasias. Después sigue un chequeo completo en el que el médico ausculta los pulmones, entre otras pruebas. Se realiza una exploración física y otros estudios. El procedimiento actual más fiable para determinar las bronquiectasias es la tomografía computarizada de alta resolución (TCAR).

El tratamiento de las bronquiectasias consiste en medicamentos y fisioterapia. Si las bronquiectasias están localizadas en una parte del pulmón, a veces el médico puede eliminarlas mediante una operación. En casos graves se necesita un trasplante de pulmón.

El pronóstico para los afectados por bronquiectasias depende de cómo se responde al tratamiento y de si surgen complicaciones como una (insuficiencia cardíaca derecha) o un colapso pulmonar (neumotórax).

No se conocen medidas que prevengan las bronquiectasias. Sin embargo, las vacunas contra la gripe y los neumococos pueden ayudar a prevenir las complicaciones de las bronquiectasias.


Publicidad