Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Asma bronquial

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Ana Fernández (3 de Mayo de 2016)

© iStock
El asma bronquial es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a las vías respiratorias. En el caso de personas asmáticas, las vías aéreas de los pulmones reaccionan ante determinados estímulos, como puede ser el esfuerzo físico o determinadas sustancias, se vuelven hipersensibles y pueden contraerse de forma espasmódica.

Debido a la hipersensibilidad frente a sustancias que para otras personas son inofensivas, las vías respiratorias se inflaman y la mucosa de los bronquios forma gran cantidad de moco espeso. Como consecuencia, se estrechan las vías respiratorias y se dificulta la respiración.

Durante una crisis de asma, además de los mecanismos anteriores, los músculos respiratorios se contraen, lo que provoca disnea (dificultad respiratoria).

El asma es la enfermedad crónica más frecuente en la edad pediátrica. Aproximadamente, 1 de cada 10 niños padece esta enfermedad. En niños, el asma está principalmente condicionado por las alergias (asma extrínseco). En adultos, también con frecuencia los alérgenos son los desencadenantes del asma, pero entre un 30 y un 50% de los adultos asmáticos padece un asma no alérgico denominado asma intrínseco. En este tipo, habitualmente las infecciones de las vías respiratorias son las desencadenantes. El asma intrínseco puede debutar en adultos de mediana edad. También existen formas mixtas de asma. 
La duración de un ataque de asma puede variar entre unos pocos segundos y varias horas (ataque de asma grave). Los desencadenantes son, por ejemplo, alergias, infecciones de las vías respiratorias superiores, esfuerzo excesivo, sobrecarga psíquica, frío, toma de medicamentos o un aire contaminado.

Para establecer un diagnóstico de asma, el médico estudia el historial del paciente y examina al paciente. Comprueba la función pulmonar con el test de función pulmonar y analiza la presencia de posibles alergias.

Si el desencadenante del asma es conocido (polvo, alergia a animales domésticos), es importante evitar la exposición al alérgeno en la medida de lo posible, así como también a agentes irritantes como el humo del tabaco.

En el tratamiento del asma se distinguen dos tipos de tratamiento:

  • Tratamiento de una crisis aguda de asma.
  • Tratamiento en los periodos comprendidos entre las crisis (terapia de mantenimiento).

Por lo general, el médico prescribe inhaladores bronquiales. Los fármacos principales usados en el tratamiento son agonistas adrenérgicos beta-2, corticoides, antileucotrienos, en algún caso cromoglicato. En casos graves de asma, puede ser necesario administrar fármacos por vía intravenosa.

En los niños, el asma afecta más frecuentemente a varones. Sin embargo, el riesgo de padecer asma en edad adulta es mayor en el caso de las mujeres. Uno de cada tres niños con asma bronquial no padecerá asma en edad adulta, si la enfermedad se reconoce y se trata a tiempo. Ahora bien, las vías respiratorias seguirán siendo hipersensibles durante toda la vida, por lo que sí que es posible que cada cierto tiempo sufran crisis de asma.

Espasmos de la vías respiratorias


Publicidad