Apendicitis (inflamación del apéndice): Diagnóstico

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dr. Tomás Rodelgo

Para asegurar el diagnóstico de apendicitis el médico pregunta al paciente sobre sus molestias y antecedentes clínicos (anamnesis).

En el posterior examen físico, la palpación del abdomen en busca de determinados puntos de dolor y presión permite sospechar la presencia; es típico el abdomen duro y sensible al tacto, aunque en ocasiones la presentación no es la típica. Cuanto más joven sea el paciente, más atípicos serán los síntomas.

Las personas con apendicitis, al igual que en otros procesos que cursan con irritación peritoneal, manifiestan casi siempre una diferencia de temperatura de más de 0,8 grados entre la axila y el recto, siendo la temperatura en este último mayor. Además, el número de leucocitos en sangre es ligeramente mayor a lo normal(leucocitosis). También aumenta la concentración de una proteína determinada (la proteína C reactiva), lo que sugiere la existencia de una infección. El análisis de orina ayuda a descartar una infección de orina como causa del dolor.

Últimamente, la ecografía ha adquirido más importancia en el diagnóstico de las apendicitis. Un apéndice sano y no inflamado no es perceptible por ultrasonidos, mientras que uno inflamado aparece representado como una especie de diana. La tomografía computerizada (TC) puede ayudar en el diagnóstico cuando con la ecografía no es suficiente.

En caso de duda, el diagnóstico de certeza de una apendicitis puede obtenerse mediante una laparoscopia. Ésta es útil sobre todo en mujeres en edad fértil con exploración dudosa, y aporta la ventaja de que puede ser una prueba diagnóstica y terapéutica en el mismo acto.

Si se palpa con cuidado con la mano sobre la pared abdominal sobre el abdomen inferior derecho, se produce una tensión de rechazo (defensa abdominal), lo que significa que el paciente tensa los músculos de la pared abdominal en una acto reflejo para contrarrestar la presión. Si se produce una defensa en toda la pared abdominal, es un indicio de peritonitis y significa que la enfermedad se halla en una fase avanzada.

Si la infección descompone toda la pared del apéndice, este puede romperse y las bacterias y el contenido del intestino puede salir a la cavidad abdominal.

Provocación del dolor

El médico puede descubrir los primeros indicios de una apendicitis mediante una provocación intencionada del dolor. La posición del intestino ciego y del apéndice puede valorarse mediante líneas de unión entre el ombligo y la protuberancia del hueso ilíaco (espina ilíaca anterior superior). El ciego se halla en el centro de esta diagonal, en el denominado punto de McBurney, y es muy sensible a la presión en caso de apendicitis. El punto de Lanz indica la posición directa del apéndice vermiforme y se halla entre el tercio exterior y tercio medio de la línea de unión entre las espinas ilíacas derecha e izquierda. También aquí, en caso de apendicitis, el paciente siente dolor cuando se dan golpecitos o se presiona la zona.

Además, pueden efectuarse maniobras complementarias, como las siguientes, para diagnosticar una apendicitis:

  • Signo de Blumberg / Dolor de rebote: dolor en la región del apéndice producido por la descompresión brusca del abdomen de los dedos que examinan.
  • Signo de Rovsing: la presión en el lado izquierdo sobre un punto correspondiente al de McBurney en el derecho provoca dolor en este punto en el lado izquierdo.
  • Sensibilidad de fondo de saco de Douglas: dolores en el examen rectal; son un indicio de desplazamiento del apéndice a la pelvis menor o de irritación del peritoneo.
  • Signo del psoas: dolor al extender la pierna derecha tras una flexión activa.

En las mujeres es siempre necesario excluir enfermedades ginecológicas y un embarazo.

Página siguiente: Apendicitis (inflamación del apéndice): Tratamiento

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.