Angina de pecho, cardiopatía isquémica (CI): Síntomas

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dra. Leticia del Olmo

La cardiopatía isquémica (CI) cursa con síntomas dolorosos que se engloban bajo el término angina de pecho. Estas manifestaciones (ataque de angina de pecho) pueden presentarse durante cualquier actividad que acelere el pulso o aumente la presión arterial y, por tanto, suponga un esfuerzo para el corazón.

Los posibles desencadenantes son:

  • Esfuerzos físicos
  • Frío
  • Comidas demasiado copiosas
  • Esfuerzos psíquicos y situaciones de estrés

La mayoría de los afectados por una cardiopatía isquémica refieren dolor o una sensación de opresión o quemazón en la región retroesternal, desencadenada normalmente por sobrecarga física o psicológica. El dolor se irradia en ocasiones al brazo derecho o izquierdo, los hombros, el cuello, las mejillas, la mandíbula, y en raras ocasiones también a la zona del estómago. Se trata de un dolor más bien breve que, por lo general, dura entre 5 y 30 minutos, y desaparece al cesar el esfuerzo.

Asimismo, durante un episodio puede aparecer sudor en la frente, dificultad para respirar, náuseas y vómitos. Algunos pacientes describen también una intensa sensación de miedo.

Muchos afectados llevan consigo nitratos (como la nitroglicerina, cuyo principio activo es el trinitrato de glicerol) a modo de medicamento de emergencia (comprimidos o spray de administración sublingual). Los nitratos eliminan los síntomas dolorosos de la angina de pecho en un plazo de entre dos y cinco minutos, o al menos los mitigan. Si a pesar de la administración de nitratos no desaparece el dolor, puede tratarse de un infarto de miocardio, por lo que es necesario avisar a los servicios de emergencias.

Página siguiente: Angina de pecho, cardiopatía isquémica (CI): Síntomas – Clasificación y síntomas

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.