Enfermedad inflamatoria pélvica (anexitis): Causas

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero

Las causas de la inflamación de los ovarios y las trompas de Falopio (anexitis) suelen ser infecciones bacterianas (los virus son menos comunes). Las inflamaciones suelen estar causadas por gonococos, los patógenos de la gonorrea. No obstante, en la mayoría de los casos se producen infecciones mixtas, especialmente por la bacteria Chlamydia trachomatis, que participa hasta en un 40% de las infecciones de los ovarios y las trompas de Falopio. Otras causas son, por ejemplo, patógenos como estafilococos, estreptococos, enterococos, micoplasmas y anaerobios, es decir, bacterias que pueden sobrevivir sin oxígeno. También es posible que se produzca una anexitis por Mycobacterium tuberculosis en el marco de una tuberculosis.

Vías de infección

En la enfermedad inflamatoria pélvica los patógenos pueden llegar a los ovarios y a las trompas de Falopio (anexos) por diferentes vías. En función del lugar de origen se distingue entre una infección ascendente desde la vagina y una infección descendente. Si los patógenos llegan a los anexos por vía sanguínea, se habla de una infección hematógena.

Infección ascendente

La infección ascendente se produce casi únicamente en mujeres sexualmente activas y consiste en la subida de los patógenos desde la vagina hasta las trompas de Falopio pasando por el útero. El requisito para que se produzca esta infección es que los patógenos aparezcan en la vagina, como sucede con la inflamación de la vagina, por ejemplo. También tiene que haber condiciones que permitan a los patógenos superar la barrera natural existente, por ejemplo, el orificio uterino externo e interno, e introducirse en el útero. Entre estos factores se incluyen los siguientes:

  • Menstruación
  • Partos y abortos
  • Intervenciones quirúrgicas en el útero desde la vagina, como la colocación de la espiral
  • Alteraciones de la mucosa del cuello uterino
  • Incremento exagerado de la formación de mucosidad alcalina desde el cuello uterino
  • Miomas o pólipos, es decir, tumores benignos en la zona del orificio uterino y del cuello uterino

Infección descendente

Se habla de infección descendente cuando los patógenos de los órganos vecinos inflamados, por ejemplo, en la inflamación del apéndice (apendicitis) o del intestino grueso (proctitis), “bajan” a los anexos. Esto sucede por el estrecho contacto entre los órganos. La infección puede extenderse directamente de un órgano a otro. Para describir esta idea los médicos emplean la expresión per continuitatem. Pero los patógenos de la enfermedad también pueden llegar a los anexos por vía linfática.

Es raro que se produzca una anexitis después de operaciones abdominales, por ejemplo, tras la extirpación del apéndice (apendicectomía). La infección pasa de la zona de la operación en torno a los órganos sexuales internos a los ovarios y a las trompas de Falopio anexos. Los hematomas internos y las lesiones de los tejidos provocadas por la operación favorecen la infección.

Infección hematógena

Una infección por vía sanguínea (hematógena) es típica de una anexitis causada por Mycobacterium tuberculosis, el patógeno de la tuberculosis.

Página siguiente: Enfermedad inflamatoria pélvica (anexitis): Síntomas

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.