Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Acné

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (26 de Junio de 2011)

© Jupiterimages/iStockphoto

El acné es la enfermedad de la piel más frecuente. A casi todo el mundo le ha salido alguna vez algún grano al inicio de la pubertad. Este tipo común de acné comienza generalmente durante la adolescencia y, en la mayoría de los casos, desaparece por sí sola cuando uno llega a la treintena.

Los granos, las pápulas y las pústulas, típicos del acné, se forman cuando las glándulas sebáceas de la piel están infectadas. Los chicos se ven afectados con mayor frecuencia y más intensamente que las chicas. Esto se debe a que el acné se produce sobre todo por los cambios hormonales, principalmente, por las hormonas sexuales masculinas (andrógenos).

El acné se manifiesta sobre todo en la cara, en la nuca y en el escote. Según el tipo de acné, también puede producirse en la espalda, las axilas y en las zonas genitales, nalgas e ingles. Se diferencian tres tipos de acné, dependiendo de la causa, el tipo o de la gravedad de las impurezas de la piel.

La forma más frecuente de acné es el acné común (acne vulgaris). Esta forma aparece casi siempre al principio de la pubertad y puede manifestarse de las siguientes maneras:

  • El acné aparece sobre todo en forma de espinillas (llamado acne comedonica).
  • El acné presenta sobre todo pápulas y pústulas infectadas (llamado acne papulopustulosa).
  • El acné se exterioriza con grandes lesiones nodulares inflamadas, abscesos, costras y cicatrices (acne conglobata; a veces evoluciona gravemente y aparece fiebre y artitis acne fulminans).

La mayoría de las veces, la forma más grave de acné (acne inversa) se establece en adolescentes después de la pubertad y en hombres jóvenes. Aparece sobre todo en las partes cutáneas donde hay rozamiento de la piel (por ejemplo, en la zona anal, axilar, nalgas y pecho de la mujer). Esta forma está relacionada también con el consumo de nicotina. Aparte de ésta, hay otras formas de acné que reciben el nombre de su factor desencadenante o de la edad en la que aparece, por ejemplo:

  • El acné provocado por productos cosméticos y pomadas (acne cosmetica)
  • El acné causado por productos químicos, como el cloro, yodo o el alquitrán (acne venenata)
  • El acné desencadenado por medicamentos (acne medicamentosa)
  • El acné producido por radiación UV (acne aestivalis o acne mallorca)
  • El acné en recién nacidos (acne neonatorum)

Igualmente, el acné puede crearse o agravarse también con la ingestión de ciertos alimentos, por ejemplo, el chocolate, la miel, la mermelada y otros alimentos dulces, así como con el elevado consumo de leche (de vaca). Estos pueden provocar una modificación de la concentración de insulina en sangre, distribución de insulina, lo que a su vez empeora la piel.

El tratamiento del acné lleva su tiempo. En cierta medida, los afectados pueden comenzar ocupándose de la higiene y del cuidado de su piel. Sin embargo, existen aparte otros tipos de productos contra el acné, prescritos por el médico, por ejemplo, en forma de pomadas o de medicamentos.


Publicidad