Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Semana 8 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Julio de 2016)

© iStock

En la semana 8 de embarazo el embrión puede medir hasta 15 milímetros de la cabeza al coxis (longitud céfalo-caudal). La cabeza se levanta y el cuerpo se yergue, el embrión toma claramente forma humana.

En el transcurso de la semana 8 de embarazo ya se reconocen la cara con la boca, la nariz y los ojos en el bebé. Con la octava semana de gestación finaliza el segundo mes de embarazo. No temas preguntar todas las dudas que te surjan cuando visites a la matrona o al ginecólogo.

Tan pronto se conozca el embarazo, el ginecólogo realizará una primera exploración y le entregará a la madre la cartilla de embarazo (aunque no se hace en todas las comunidades). A continuación, cada cuatro semanas se realizan chequeos preventivos, bien con tu tocólogo o bien con tu matrona, hasta la semana 32.

De la semana 32 de embarazo hasta el momento del nacimiento del bebé, las visitas serán cada dos semanas. Si se supera la fecha prevista, el control se realizará cada dos días. Esto, no obstante, dependerá de cada caso particular. Además, se realizarán tres chequeos preventivos con ecografía: entre el principio de la semana 9 y el final de la semana 12, entre el principio de la semana 19 y el final de la semana 22 y entre el principio de la semana 29 y el final de la semana 32

En la octava semana de gestación el embrión tiene, aproximadamente, unas seis semanas de vida. La diferencia entre semanas de vida y semanas de embarazo está en que las dos primeras semanas de embarazo solo sirven para el cálculo.

Un embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo comienza unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, con el primer día del último periodo. Este cálculo da buenos resultados, ya que no en todas las mujeres el momento de la ovulación se puede determinar de forma inequívoca. 

La madre

En la semana 8 de embarazo el tamaño del útero es un poco más grande que un huevo de gallina y puede presionar la vejiga de tal forma que la futura madre sienta necesidad de orinar frecuentemente. Los ligamentos que sostienen el útero (ligamentos del útero) continúan estirándose, lo que puede notarse como un tirón desagradable. El pecho aumenta, y los pezones y las areolas (la zona que rodea al pezón) se oscurecen. En el primer trimestre de gestación, sin embargo, todavía no se nota mucho el embarazo. La futura madre no ha aumentado de peso y no se aprecia la característica tripa de embarazada.

A partir de la octava semana de embarazo, muchas embarazadas notan un cansancio creciente y dificultad respiratoria al realizar esfuerzos leves. Una parte del oxígeno respirado es ahora para el embrión, y el volumen sanguíneo de la futura madre aumenta poco a poco para proporcionar al bebé el oxígeno necesario. Para el embrión siempre habrá suficiente oxígeno, de manera que cuando la gestante realice un sobre esfuerzo y necesite más oxígeno notará una leve falta de aire, que se manifestará mediante cansancio y dificultad respiratoria. Realizar actividades como caminar al aire libre o hacer ejercicios respiratorios es muy recomendable para contrarrestar el cansancio y la dificultad respiratoria.

La alteración hormonal propia de un embarazo, puede provocar un agotamiento físico y psicológico de la madre durante el primer trimestre de embarazo. Durante este periodo muchas mujeres embarazadas sufren, además de náuseas matutinas y excesivo cansancio, fuertes cambios de humor. Esta situación es normal y se hace habitual a partir del cuarto mes de embarazo. Los cambios de humor se controlan mejor cuando nos permitimos hablar sobre los miedos y las preocupaciones. Un entorno comprensivo es también de gran ayuda para la gestante.

Sin embargo, si aparecen trastornos del sueño o fases depresivas, se debería consultar al médico para evitar efectos negativos en la madre y el niño. Una mujer embarazada no se tiene que sentir mal si durante el embarazo acude al psicoterapeuta. 

El embrión

A partir de la semana 8 de gestación, el embrión tendrá, aproximadamente, seis semanas de vida. En este momento se pueden reconocer en la ecografía las primeras formas de los dedos de las manos y de los pies. En la octava semana de gestación el embrión mide, más o menos, 15 milímetros de largo.

Hasta la octava semana de gestación un embrión no se diferencia externamente del embrión de otro mamífero. Sin embargo, a partir de ese momento va cambiando poco a poco: el pequeño cuerpo toma claramente forma humana.

Hasta entonces, el embrión tenía siempre la cabeza doblada hacia adelante, pero a partir de ese momento la levanta y estira su cuerpo. Su cráneo está compuesto de finos cartílagos entre los que se transparenta la disposición del cerebro. Tras la frente se desarrollan grandes burbujas a partir de las que se formará el cerebro. Las burbujas pequeñas situadas detrás son el inicio de las otras partes importantes del cerebro. Los ojos están cubiertos de una piel fina a partir de la que se formarán los párpados.

Muchos de los órganos del embrión realizan sus funciones. Los riñones producen orina y el estómago, ácidos gástricos. Durante las cuatro semanas siguientes se desarrollará completamente el resto de órganos del bebé.

Los rápidos latidos del corazón del bebé se ven perfectamente en la ecografía. Pronto se moverán los brazos y piernas, que están adquiriendo una forma larga y cuyos codos y rodillas ya están tomando forma. Ya se reconocen las primeras formas de los dedos de las manos y los pies. Además, sobre la semana 8 de embarazo empiezan a diferenciarse los huesos.

Tanto el tamaño como el peso del bebé evolucionan de forma individual según avanza el embarazo. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.

Publicidad