Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Semana 3 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (21 de Julio de 2016)

© iStock

En la semana 3 de embarazo comienza el embarazo propiamente dicho, ya que el espermatozoide ya se encuentra en el óvulo y lo ha fecundado. La semana 3 de embarazo (que es en realidad de amenorrea, o ausencia de regla) es, de hecho, la primera semana de gestación.

Puesto que muchas mujeres no pueden situar claramente la ovulación con posterioridad, el cálculo de las 40 semanas de embarazo empieza con el primer día de la última menstruación. El óvulo puede ser fecundado, aproximadamente, tras 14 días. Por lo tanto, en las dos primeras semanas no existe técnicamente todavía ningún embarazo.

La madre

En la semana 3 de embarazo no se observan signos externos del mismo y muchas mujeres aún no saben que están embarazadas. Sin embargo, mediante la fecundación se ponen en marcha una serie de cambios hormonales que preparan al cuerpo femenino para las próximas 38 semanas y permiten que el óvulo fecundado anide en el útero. El folículo ovárico que se encontraba en la membrana protectora del óvulo hasta la ovulación se ha ocupado de ello durante los últimos seis días. Desde la ovulación, tiene un nuevo cometido: en su función de cuerpo lúteo producirá la hormona progesterona, que se ocupa de preparar la mucosa del útero.

El embrión

A principios de la semana 3 de embarazo (o finales de la semana 2) se produce la fecundación. La estructura de la membrana exterior del óvulo cambia y se forma la llamada zona pelúcida, que impide la irrupción de más espermatozoides. En la fecundación se filtra el espermatozoide en el óvulo. Este proceso tiene lugar normalmente en las trompas de Falopio; en contadas ocasiones, el espermatozoide y el óvulo se encuentran en el útero

Después, el óvulo comienza a dividirse. El segundo día, el embrión se compone de cuatro células y el tercer día, de ocho. En este momento tiene el aspecto de una mora. Los científicos lo llaman mórula por este motivo (en latín morum = mora). Aproximadamente un día después, se forma una cavidad en el interior de la masa celular. Se habla entonces de una blástula (blastocisto). Principalmente se divide en dos tipos de célula: los embrioblastos y los trofoblastos. La función de las distintas células está claramente diferenciada. De los embrioblastos se forma el embrión, mientras que de los trofoblastos se forma la placenta. La placenta constituye una especie de órgano de intercambio: el oxígeno y los nutrientes de la sangre de la madre pasan al cordón umbilical y al embrión a través de la placenta.

El embrión llega al útero aproximadamente en unos seis días, más o menos la duración de la semana 3 de embarazo. Cuando lo alcanza, está compuesto de unas 70 a 100 células. A principios de la semana 4 de embarazo el embrión se instala en el útero.

Publicidad