Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Pie diabético

Autor: Verónica López (25 de Abril de 2017)

© iStock

¿Qué es el pie diabético? El pie diabético es una complicación de la diabetes que provoca lesiones tisulares y úlceras por pequeños traumatismos debido a una neuropatía sensitivo motora en los miembros inferiores que puede acompañarse de isquemia e infección. Esta neuropatía produce pérdida de sensación de dolor, por lo que cualquiera pequeña lesión puede convertirse en una úlcera. Estas complicaciones sino se tratan, pueden llevar a la gangrena o al extremo de necesitar amputar el pie.

Uno de los problemas más graves del paciente con diabetes, y a menudo desconocido, es la aparición de úlceras en los pies. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el pie diabético como una serie de síndromes, entre ellos, úlceras, infección o gangrena asociados con neuropatía (pérdida de sensación dolorosa) y distintos grados de patología vascular periférica.

La prevalencia de diabetes mellitus en España se sitúa entorno al 13% de la población adulta. De estos pacientes, entre el 90 y el 95% sufren diabetes tipo 2. Así, se considera que la prevalencia de pie diabético está entre el 2,4 y 5,6%, mientras que la incidencia de ulceraciones en el pie de estos pacientes con pie diabético es del 15%. Del mismo modo, hasta el 85% de quienes sufren amputaciones secundarias al pie diabético han padecido con anterioridad la aparición de una úlcera diabética.

La doctora María Cruz Almaraz, del Departamento de Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional Universitario Carlos Haya (Málaga) y coordinadora del grupo de trabajo de pie diabético de la Sociedad Española de Diabetes (SED) explica en que consiste el pie diabético y que cuidados necesita.

¿Qué es el pie diabético? ¿Por qué es importante cuidar los pies en el paciente diabético?

El pie diabético es una complicación de la diabetes mellitus que se caracteriza por la presencia de neuropatía sensitivo motora en los miembros inferiores; esta neuropatía produce una serie de alteraciones en los pies como son la atrofia de la musculatura interósea que a su vez hace que se produzcan deformaciones (dedos en garra y otras) y formación de helomas (callosidades en planta de los pies, en zonas de presión). Además, la neuropatía conlleva pérdida de la sensación de dolor, presión, pinchazos o calor, por ejemplo. Por ello, las fuerzas de presión sobre los helomas no son percibidas como dolorosas, formándose úlceras cuando los helomas se rompen.

Con frecuencia se añade a lo anterior otra alteración: la arteriopatía periférica, que en las personas con diabetes tiene características diferenciales respecto a las personas sin diabetes. En el caso del paciente diabético se afectan los segmentos más distales de las arterias y estos suelen ser de mayor extensión y más numerosos que en el caso de las personas sin diabetes. Si al cuadro clínico anterior se le suma la infección, la situación se agrava.

La importancia del cuidado de los pies en las personas con diabetes radica en que es fundamental para evitar la amputación de miembro inferior que es una situación devastadora para los pacientes y sus familias.

¿Qué síntomas o características muestra el pie diabético?

El pie diabético es un pie insensible, pues no notará o notará más tardíamente el dolor producido, por ejemplo, por la rozadura de un zapato, un cuerpo extraño que se haya colado en el calzado, el pliegue de un calcetín mal colocado o una quemadura en los pies producida por caminar descalzos sobre la arena caliente o por lavarse los pies con agua muy caliente.

La manera precoz de detectar estas lesiones es mediante la inspección diaria. Para detectar el pie diabético es fundamental que tanto pacientes como profesionales tengan presente en su mente esta complicación; hay que descalzar a la persona que acude a la consulta para examinarle los pies y, por otro lado, hay que entrenar y educar a los diabéticos para que se miren los pies todos los días.

Algunos síntomas que pueden avisar de que algo va mal son el acorchamiento o entumecimiento en los pies, el dolor en las pantorrillas al caminar que se alivia con el reposo o las deformaciones en los pies (dedos en garra o juanetes).

Posible consecuencia del calzado estrecho con punta

 ¿Qué cuidados necesita el pie diabético?

Los pacientes con diabetes deben mantener un buen control de la glucemia, evitar la obesidad, controlar la tensión arterial y sus niveles de colesterol, evitar el tabaco y el alcohol y realizar ejercicio físico moderado habitualmente. Estos consejos ayudaran a evitar lesiones vasculares y nerviosas que pueden provocar las lesiones e infecciones que derivan en un pie diabético. Por otra parte, hay algunos consejos básicos que se deben tener en cuenta habitualmente, entre ellos:

  • Utilizar calzado adecuado, ancho, nunca de punta estrecha, con suela rígida, con tacón de unos 2cm de altura y con velcro o cordones, evitando el uso de sandalias o chancletas. Se debe comprar el zapato por la tarde, cuando el pie está más dilatado, y el calzado no debe tener costuras interiores, debe de ser de piel flexible y transpirable. Es conveniente tener más de un para en uso e ir cambiándolos. 
  • Los calcetines deben de ser de fibras naturales, algodón, lino o lana, sin costuras y que no compriman el pie. No se debe caminar sin calcetines o con el pie descalzo.
  • Los pies se deben lavar diariamente, con agua templada, comprobando la temperatura con un termómetro o con el codo y no se deben mantener los pies en el agua más de 3 o 5 minutos. Se deben lavar con jabón o gel, todo el pie incluida la planta y los espacios interdigitales, sin añadir al agua productos abrasivos. 
  • El secado del pie del paciente con diabetes también es muy importante, y se debe insistir entre los espacios interdigitales; nunca usar un secador de pelo para este fin.
  • Tras el lavado y el secado se aplicará una crema hidratante en todo el pie salvo en los espacios interdigitales, insistiendo en zonas de mayor sequedad, como por ejemplo, en el talón. No se deben usar callicidas.
  • Para el corte de uñas se deben usar tijeras de punta roma no cortaúñas y una lima de cartón para el limado, para pulir los bordes. Se recomienda cortar las uñas en línea recta para evitar que se encarnen.
  • Se recomienda aprovechar el momento de la higiene para revisar los pies en busca de heridas, rasguños, rozaduras o ampollas. Para mirar la planta se puede colocar un espejo en el suelo y mirar la planta del pie reflejada en él.
  • Antes de colocarse el calzado, hay que revisar el interior buscando la presencia de piedrecillas, objetos extraños, puntas etc.
  • No se recomienda usar bolsas de agua caliente o estufas directamente o muy cerca de los pies.
  • No se debe caminar por la casa, playa o campo sin calzado. 

¿Se puede prevenir el pie diabético?

La mayoría de las complicaciones de la diabetes mellitus, entre ellas el pie diabético, son prevenibles. Para ello, es importante modificar los malos hábitos como el tabaquismo y optimizar otros factores de riesgo como la HTA, la dislipemia, fijando objetivos en función de la edad y otras complicaciones de la persona afectada.

Es también muy importante optimizar el control de la diabetes mellitus fijando objetivos a alcanzar para cada persona, motivándola e implicándola en el logro de ellos. Actualmente el control de la dieta, el ejercicio físico moderado y habitual, los fármacos por vía oral e inyectados, entre ellos la insulina (clásicas y nuevas insulinas) o los análogos de GLP1, ayudan a controlar mejor la diabetes y, por lo tanto, a evitar sus complicaciones.

Cada situación clínica requiere determinados fármacos, por ejemplo, en caso de insuficiencia renal, insuficiencia cardiaca, hepatopatía, cardiopatía isquémica la selección del tratamiento hipoglucemiante es esencial. Con las medidas anteriormente citadas, se puede retrasar o evitar la aparición del polineuropatía en miembros inferiores y la arteropatía periférica, que como se ha comentado, son dos de los pilares en la génesis de la patología del pie.

Otro elemento fundamental en la prevención de la patología del pie diabético son los cuidados de los pies.

 Fuentes:

  • Guía de práctica clínica en el pie diabético; Rosa-Ana del Castillo Tirado, Juan Antonio Fernández López, Francisco Javier del Castillo Tirado; ARCHIVOS DE MEDICINA Vol. 10 No. 2:1; 2014.
  • Cuidados del pie diabético; FISTERRA; 2016.
  • Entrevista a la doctora María Cruz Almaraz, del Departamento de Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional Universitario Carlos Haya (Málaga) y coordinadora del grupo de trabajo de pie diabético de la Sociedad Española de Diabetes (SED); diciembre 2016.

Publicidad