Te encuentras en:

Página de inicio > Clinica > Exploracion tratamiento > Electrocardiograma (ECG/EKG) > Interpretación del ECG

ECG (electrocardiograma)

Interpretación del ECG

Autor: Redacción Onmeda

El médico evalúa el electrocardiograma en función de los valores absolutos de cada tensión, el intervalo de tiempo transcurrido entre ellas, así como su “pendiente” y duración. A partir de estos valores se pueden diagnosticar muchas alteraciones patológicas del corazón. Para interpretar un ECG, el médico se ayuda de un gráfico normalizado.

Las características deflexiones hacia arriba y hacia abajo de la tensión presentes en las curvas del corazón, que registra el ECG se identifican con letras:

Das Bild zeigt die Interpretation des EKG.
ECG normal con explicaciones.
  • Onda P: la onda P se caracteriza por ser la primera onda pequeña semicircular y positiva situada por encima del 0. Representa la activación auricular.
  • Onda Q: la onda Q suele ser pequeña, es decir, ni extensa ni profunda y representa la primera curva negativa después de la onda P y el final del intervalo QT. La onda Q representa el comiendo de la activación ventricular.
  • Onda R: la onda R siempre es corta y alta. Es la primera onda positiva después de la onda Q, así como la primera onda positiva después de la onda P si no hay onda Q. La onda R representa la activación ventricular.
  • Onda S: la onda S suele ser pequeña, al igual que la onda Q. Es la primera onda negativa después de la onda R y también representa la activación ventricular.
  • Complejo QRS: el complejo QRS representa la propagación del estímulo, es decir, la denominada despolarización de los ventrículos. La despolarización supone la alteración del estado eléctrico (potencial) de las células cardíacas de los ventrículos. Esto se hace perceptible en el ECG mediante el complejo QRS. De modo paralelo a la despolarización de los ventrículos tiene lugar la repolarización de las aurículas. Para ello, se produce la normalización del potencial de las aurículas después del estímulo, aunque “desaparece” el impulso de la corriente en el complejo QRS y con ello, deja de aparecer en el ECG.
  • Onda T: la onda T es relativamente amplia, gruesa y semicircular y representa la primera deflexión positiva después del complejo QRS. Corresponde a la formación del impulso, es decir, la repolarización de los ventrículos. Tras el final de una onda T, se termina la acción eléctrica del corazón. Después de una pausa de duración determinada, comienza el siguiente ciclo. Cuanto mayor sea la frecuencia cardíaca, menor será este intervalo de tiempo.
  • Onda U: la onda U es una onda muy pequeña, positiva, semicircular que aparece justo después de la onda T y no siempre está presente. Corresponde a la oscilación de la repolarización de los ventrículos.

Además de la interpretación de cada onda del ECG, también se interpretan los intervalos de tiempo entre las ondas.

  • Segmento PQ: el segmento PQ abarca desde el comienzo de la onda P hasta el comienzo de las ondas Q o R (cuando la onda Q no está presente). Representa el periodo de unión atrio-ventricular. Tras este término se esconde el periodo de unión del estímulo, es decir, el periodo en el que transcurre el estímulo eléctrico de las aurículas a los ventrículos.
  • Segmento ST: el segmento ST abarca desde el final de la onda S o la onda R (cuando la onda S no está presente) hasta el comienzo de la onda T. Muestra el comienzo de la repolarización ventricular.
  • Intervalo QT: el intervalo QT (segmento) abarca el complejo QRS, el segmento ST y la onda T. El intervalo que transcurre entre el comienzo de la propagación del estímulo hasta el final de la repolarización ventricular comprende la contracción de los ventrículos (sístole ventricular) eléctrica.

En el ECG, a la propagación del estímulo ventricular se le denomina complejo QRS. Cuando el médico se refiere a la repolarización, hace referencia al segmento ST y la onda T.

Información sobre

Electrocardiograma (ECG/EKG)

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.