Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Cómo afrontar el cáncer a nivel emocional

Autor: Redacción Onmeda (9 de Mayo de 2017)

© iStock

Cuando una persona descubre que tiene cáncer, en tan solo unos segundos, pasa de ser una persona sana a una persona enferma, lo cual le provoca de inicio un choque emocional que no se asimila de un día para otro. A partir de ese momento empieza un proceso compuesto por distintas fases en las que hará frente a diferentes emociones como el miedo, la incertidumbre, la rabia, la ansiedad, la tristeza e incluso el sentimiento de culpa. En este artículo, con la colaboración de los expertos de BioSequence, aportamos algunos consejos para afrontar el cáncer a nivel emocional.

En un primer instante los principales problemas psicológicos son la necesidad de afrontar el impacto de la noticia y el comunicársela a sus seres queridos para encontrar el apoyo emocional que necesita. Más tarde vendrán algunos cambios físicos como la variabilidad del peso, pérdida del cabello… Para poder hacer frente a tantos cambios e impactos emocionales es aconsejable recurrir a psicooncólogos.

Unas pautas básicas que harán más fácil la vida a las personas que conviven con un cáncer son el expresar sus sentimientos y dejarse ayudar sin ocultar sentimientos de tristeza o miedo.

Otra clave es centrarse en el momento presente, cuidar la alimentación y hacer ejercicio con el asesoramiento de expertos y, sobre todo, ser proactivo en la colaboración con el personal médico especializado.

Poner el foco en el paciente no solo implica los cuidados físicos y tratamientos sino también poner a su alcance toda la información posible. El sector sanitario es cada vez más consciente de ello y empiezan a nacer herramientas que les ayudan a reducir esta incertidumbre, sus dudas y les dan respuestas a sus cuestiones en tiempo real como la plataforma ‘Oncología Personalizada’.

Sin embargo, hay que tener especial cuidado con la información que se encuentra en el inmenso universo de Internet en materia de salud. En primer lugar, porque en ocasiones, no sabemos si la fuente cuenta con conocimientos adecuados y porque se trata de información no extrapolable a cada casocada tumor, sea del tipo que sea, es diferente. En segundo lugar, podemos encontrar datos inexactos o sin actualizar. Ante todo, está el oncólogo, que es el profesional al que hay que escuchar y seguir sus indicaciones.

7 puntos para tratar y abordar el tema con el paciente con cáncer

Si tenemos algún ser querido con cáncer o algún amigo o conocido, debemos tener en cuenta algunas formas de proceder para tratar la situación con la mayor sensibilidad y mimo:

  • Respeto y empatía son las palabras clave.
  • No hacer comparaciones con otros casos que conocemos.
  • Asimilar su estado emocional para no generarle culpabilidad por el hecho de exteriorizar su tristeza.
  • Ayudarle a que se centre en la rutina y en la normalidad.
  • Si tenemos dudas sobre cómo tratar el tema, mejor preguntarle directamente para no caer en la sobreprotección o ligereza.
  • Evitar frases como ‘tranquilo, lo superarás como si nada’, porque esto resta importancia al problema y puede sentirse incomprendido.
  • Obviar frases del tipo ‘estás hecho un campeón’ o ‘tú puedes con todo’, ya que son condescendientes y pueden no sentar bien.

 El gran enemigo de las mujeres: el cáncer de mama

Según la American Cancer Society muchas mujeres con cáncer de mama se enfrentan a situaciones adicionales que causan estrés porque es posible que su apariencia haya cambiado como resultado de la cirugía. Normalmente las dudas vienen determinadas por aspectos íntimos en nuestra relación afectiva con otra persona especial.

7 recomendaciones para poder desenvolverse con la mayor naturalidad en este nuevo estado:

  • Si tenemos pareja, mantener conversaciones claras y recíprocas sobre sexo con ella. Muchas veces los pacientes con cáncer se preocupan por que su pareja se inhiba ante los cambios que han ocurrido en su cuerpo y estas dudas pueden afectar al deseo sexual de la propia persona afectada por la enfermedad.
  • Reforzar la autoestima robusteciendo otras áreas de nuestra persona. El sentirse atractiva es solo una parte de la autoimagen, afirma la Dra. Wendy Schain, que según indica se compone de lo que el cuerpo puede hacer y cómo luce pero también de: qué tan fácilmente se relaciona con los demás y el apoyo emocional con el que puede contar; sus logros académicos, laborales y en sus relaciones interpersonales y con la familia, y sus creencias morales y religiosas, y la fuerza que obtiene de ello.
  • Si no tenemos pareja, informar al potencial compañero/a sobre alguna mastectomía, cicatriz o problema sexual cuando crea que la otra persona siente cierto agrado por su persona.
  • Preparase para la posibilidad del rechazo. Con cáncer o no, todos hemos sido rechazados alguna vez y en esta ocasión no debería ser diferente ni debemos tomárnoslo como algo personal pese al dolor y la ilusión.
  • Ser conscientes de que se trata de un proceso de aprendizaje en lugar de algo que tiene que salir a la perfección la primera vez que se intente.
  • Hacer una lista de nuestras cualidades buenas como pareja de alguien más. Esto nos ayudará a recordar en algún momento que podemos estar usando el cáncer como una excusa para no buscar una pareja o para eclipsar cualidades.
  • La más importante de todas: hacer una revisión periódica para prevenir o evitar recaídas.


Publicidad