Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

El oído (auris)

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Oído interno (auris interna)

El oído interno (auris interna) se compone de:

El oído interno (auris interna) se sitúa bien protegido en el cráneo, más exactamente, en el hueso temporal. El oído interno se compone de un complicado sistema de canales y, por este motivo, también se llama laberinto. El laberinto se puede dividir en dos secciones según su función:

  • El laberinto coclear (labyrinthus cochlearis) con el verdadero órgano auditivo (órgano de Corti).
  • El laberinto vestibular (labyrinthus vestibularis) con el órgano del equilibrio.

El hueso temporal encierra la forma de caracol del oído interno y ofrece así una forma de vacío óseo para los diferentes canales y zonas, por eso a este espacio óseo también se le denomina laberinto óseo. En el laberinto óseo se sitúa el laberinto membranoso, que se funde con la forma ósea del laberinto.

A diferencia del oído externo y el oído medio, que contienen aire, el oído interno está lleno de un líquido claro denominado perilinfa y endolinfa. El laberinto óseo contiene perilinfa y el laberinto membranoso contiene endolinfa.

Esquema del oído interno.

La perilinfa y la endolinfa se diferencian en su composición electroquímica: mientras que la perilinfa es rica en iones sodio y pobre en iones potasio, en la endolinfa es justamente lo contrario, contiene muchos iones potasio y pocos iones sodio. Esta diferencia juega un importante papel en la transmisión de estímulos (ondas sonoras).

Al laberinto óseo pertenecen las siguientes partes:

  • El caracol (cóclea), en el que se encuentra el órgano auditivo.
  • El vestíbulo con los sacos vestibulares del órgano del equilibrio.
  • El canal óseo para los canales semicirculares.
  • El conducto auditivo interno.

El conducto auditivo interno (meatus acusticus internus) tiene alrededor de un centímetro de largo y contiene:

  • El nervio auditivo y del equilibrio (nervus vestibulocochlearis, par craneal VIII).
  • El nervio facial (nervus facialis, par craneal VII).
  • Un vaso sanguíneo (arteria labyrinthi).






Publicidad