Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Anatomía de los hombros

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Articulación del hombro (glenohumeral)

La articulación del hombro es una articulación esférica. Comprende la cabeza del húmero y la cavidad glenoidea del omóplato.

Esta cavidad es visiblemente menor (4:1) que la cabeza del húmero, lo que confiere a la articulación una margen de movimiento especialmente amplio.

Sin embargo, esto la vuelve también más inestable y, por tanto, más vulnerable a lesiones como desarticulaciones y luxaciones.

Hombro derecho desde delante.

Hombro derecho desde detrás.

Tanto la cavidad glenoidea como la cabeza del húmero están cubiertas por cartílago articular. Además, la cápsula articular segrega continuamente líquido sinovial para mantener la articulación lubricada. A causa del desgaste o de infecciones, pueden surgir daños en la articulación que terminen provocando dolor y limitación de la movilidad.

Sobre la articulación del hombro encontramos dos cubiertas óseas:

  • Acromion
  • Proceso coracoideo

Estas dos formaciones óseas forman el punto de partida de diversos ligamentos, que, entre otras muchas funciones, estabilizan la clavícula. Partiendo del acromion, el ligamento coracoacromial va hasta el proceso coracoideo. El pinzamiento de musculatura o tendones entre el acromion y la cabeza del húmero puede derivar en limitaciones de movimiento y dolores (síndrome de pinzamiento subacromial).







Publicidad