Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

El estómago

Autor: Redacción Onmeda (15. abril 2011)

La mucosa gástrica

La mucosa gástrica protege al estómago ante una digestión producida por los jugos gástricos ácidos en la que las células superficiales de la mucosa producirían una capa mucosa (hasta de 0,5 milímetros de grosor) que dejaría el estómago completamente desprotegido.

Además, estas células segregan bicarbonato (hidrogenocarbonato) que sirve asimismo de protector estomacal. Así, el bicarbonato se acumula en la capa mucosa y debilita ostensiblemente la acidez de los jugos gástricos.

Los jugos gástricos son un líquido acuoso que contiene principalmente:

  • Ácido clorhídrico (con valores de pH de 1,5 a 2)
  • Pepsina (una enzima digestiva)
  • Factor intrínseco
  • Mucosas
  • Bicarbonato

La formación de los jugos gástricos está controlada por señales del sistema nervioso mediante mensajeros químicos corporales (hormonas como la gastrina) y factores locales como determinados alimentos (por ejemplo, el café). La producción de los jugos gástricos está controlada también por el estado del estómago, si está lleno o no. Cuando los alimentos llegan al estómago se producen grandes cantidades de jugos gástricos. Cada día, la mucosa gástrica fabrica de 2 a 3 litros de jugos gástricos.

Los componentes de los jugos gástricos los producen las glándulas gástricas que se encuentran en pequeñas cavidades de la mucosa gástrica. Las glándulas gástricas son alargadas y se componen de varios tipos de células: células superficiales, células principales y células parietales.

Células superficiales

Además de las células mucosas, las células superficiales también segregan una mucosa protectora.

Células principales

En las células principales se encuentran los pepsinógenos. Son precursores inactivos de la enzima proteolítica pepsina que se emplea para la digestión de las proteínas.

Los pepsinógenos se activan en cuanto entran en contacto con los ácidos gástricos y se transforman en su forma activa, la pepsina. De este modo se evita la destrucción de las glándulas gástricas.

Glándulas parietales

Las glándulas parietales (u oxínticas) producen los jugos gástricos (ácido clorhídrico) y una proteína especial, el llamado factor intrínseco. El factor intrínseco se une en el estómago con la vitamina B12 y de este modo lo protege de una digestión en la parte superior del intestino delgado. Así llega indemne a la parte inferior del intestino delgado, pasa por la pared intestinal y se transporta fuera para su posterior aprovechamiento con la sangre.







Publicidad